Chilenos tenemos déficit de vitamina D por los cuidados extremos del sol

María Eugenia Durán

Domingo 03 de diciembre de 2017

Tenemos que protegernos de los rayos UV, pero no debemos evitar toda la luz solar porque eso también puede causar problemas de salud.

Los días de calor llegaron y los chilenos recordamos los peligros de los rayos ultravioleta y comenzamos a protegernos. Pero si bien los expertos alertan sobre los efectos negativos que una acumulación de estos rayos pueden tener en nuestra piel, también llaman a no exagerar los cuidados ya que eso también puede afectar nuestra salud.

Así lo explica el dermatólogo Francisco Chávez, de la Universidad de Santiago de Chile, quien asegura que los chilenos hemos aprendido bien a protegernos del sol, pero lo hacemos reduciendo demasiado nuestra exposición a la luz solar. “En Chile tenemos un serio déficit de vitamina D, que se relacionada directamente con enfermedades como la osteoporosis e incluso, con algunos tipos de cáncer”, advierte el especialista.

La vitamina D es la que ayuda a fijar el calcio y el fósforo a los huesos, y la manera de metabolizarla en nuestro cuerpo es principalmente con la exposición a la luz solar. Según datos de investigaciones hechas en la Red de Salud UC Christus, en Chile el 60% de las mujeres adultas sanas tiene carencia de esta vitamina.

Chávez aclara que para remediar esto sólo 15 minutos de exposición diaria, en las horas en que los rayos ultravioleta no son tan directos, son suficientes para producir efectivamente esta vitamina.

Pero muchos adultos no hacemos eso y, por el contrario, nos ponemos protector solar todos los días, durante todo el año y casi no nos exponemos al sol. “Las personas que trabajan en oficinas todo el día o que están en sus salas de clases todo el día incluso podrían no colocarse protector solar”, explica el especialista de la Usach.

Lo mismo opina el doctor Ernesto Gramsch, jefe de Medición de Radiación Ultra Violeta de la Corporación Nacional del Cáncer (Conac), quien asegura que “la idea no es irse al extremo”. “Si uno sabe que va a caminar 15 minutos para ir a la oficina y 15 minutos al volver, lo mejor es no echarse bloqueador (…) Y en invierno la gente del centro o sur del país podría también prescindir del bloqueador”, dice.

A_UNO_867561_d0e75

Hay excepciones

Sin embargo Irene Araya, dermatóloga de la Clínica Santa María, advierte que el tema aún es controversial y que existen grupos con mayor riesgo de desarrollar un cáncer de piel. “Aquellas personas que tienen o han tenido cáncer de piel, personas mayores, con tratamiento inmunosupresor o con enfermedades que se activan al sol no deben exponerse y punto”, dice la especialista. “Hoy existen cápsulas muy buenas para suplementar la vitamina D”, agrega.

Los niños también están en el grupo más vulnerable que debe protegerse. De acuerdo al último Informe de Radiación UV de la Conac, a los 18 años las personas ya han captado casi el 80% de la radiación (que es acumulativa) que puede absorber antes de que comiencen los daños a la piel. “Pero esos daños no son cáncer de piel necesariamente, sino que pueden ser primero manchas, arrugas y pecas”, precisa Gramsch.

Si se labora en una oficina

Para aquellas personas que pasan la mayor parte de las horas de sol en oficinas o empresas, no son tan necesarias las medidas de protección de los casos anteriores. Incluso pueden no usar protector solar porque así facilitan que los rayos que capten durante el día les ayuden a producir vitamina D.

En invierno, los chilenos que vivan en el centro o sur del país pueden dejar de usar bloqueador solar, siempre que no estén entre los grupos de riesgo.

A_UNO_751178_6bb92

Si es parte de un grupo de riesgo

Los que más deben protegerse son los niños, las personas mayores y aquellos que tienen o han tenido cáncer de piel o que están en tratamiento inmunosupresor. No deben exponerse al sol y deben protegerse usando bloqueador con factor solar mayor a 30. Pueden además utilizar gorro y lentes de sol. En el caso de los niños, si están practicando algún deporte en el que suden o están en la playa o la piscina, renovar el bloqueador cada tres horas. Todos estos grupos de riesgo deben evitar la exposición al sol, especialmente entre las 11 y las 16 horas. Las personas que son muy blancas también están más expuestas.

Si se trabaja al aire libre

Las personas que trabajan al aire libre y están expuestos a los rayos UV durante varias horas al día deben tomar las mismas precauciones que se tienen con los niños, es decir, usar protector solar, gorros o sombreros y lentes de sol.

Reforzar las precauciones a las horas donde los rayos son más perpendiculares a la Tierra (entre las 11 y las 16 horas). Y, por la misma razón, las personas que viven en el norte del país deben protegerse más que los del centro o sur. Quienes por tomar estas precauciones tienen déficit de vitamina D pueden utilizar los suplementos que ya están disponibles en el mercado.