Siete de cada diez niños chilenos han sufrido violencia