Chilenos al diván: ¿Por qué justificamos el “ojo por ojo”?