Chilenos cuentan las ventajas de trabajar con inmigrantes

Emma Antón

Miércoles 22 de marzo de 2017

La llegada de inmigrantes a nuestro país ya no es nada nuevo. Sin embargo, lo que sí ha sido un cambio en el último tiempo es que muchos chilenos, más allá de cerrar las puertas, han ayudado a los extranjeros que buscan una mejor vida en nuestro país, permitiéndoles desarrollarse profesionalmente a través del trabajo.

José García es coordinador del proyecto de inserción laboral de migrantes de América Solidaria, programa que desarrollan en conjunto con el Servicio Jesuita a Migrantes. El plan lo desarrollaron por varios años en Santiago, y ahora se encuentran en Antofagasta promoviéndolo.

“Una de las etapas fundamentales es generar una bolsa de trabajo, además de un trabajo muy fuerte de sensibilización a empresas de la zona. En el fondo, la idea es derribar ciertos mitos que existen en torno a la contratación de inmigrantes”, explica García.

Uno de los grandes problemas que se enfrentan los migrantes en Chile son las dificultades para validar sus estudios, lo que les impide acceder a los trabajos para los que están capacitados.

“Eso limita mucho en la oportunidad de acceder a trabajos más calificados, ya que son personas que han estudiado, que tienen estudios de educación superior y al llegar aquí les cuesta trabajar en ese ámbito porque es muy difícil convalidar su título, entonces terminan trabajando en condiciones más precarias y, por lo tanto, con menor remuneración”, explica el coordinador del proyecto de América Solidaria.

Natalia Donoso, socia de restaurante Soju: “Son súper responsables, aperrados y honestos”

Natalia Donoso, junto a su hermana Sofía y Julio Jara, es dueña de Soju, un restaurante “más vegano que vegetariano” que se ubica a pasos de la Plaza de Armas. “En total trabajamos cerca de 12 personas, todos con contrato. Aparte de nosotros, los dueños, creo que sólo hay otros tres chilenos”, indica Donoso.

IMG_0074

Y es que la mayoría proviene de Venezuela, más dos personas haitianas que también trabajan ahí. Henry Medina fue el primero en Soju: llegó desde Valencia, Venezuela, donde trabajaba en una empresa cervecera. Sin embargo, la situación su país era muy inestable y decidió probar suerte en Chile.

“Pasé por otros trabajos antes de llegar a Soju, pero no me parecieron muy buenos, porque no eran bien remunerados. Cuando llegué aquí el trato fue excelente y al final me quedé aquí”, cuenta Henry (foto), quien ahora es cocinero.

“Hemos aprendido mucho y más allá de si uno contrata o no extranjeros, lo único que pide es que las personas que trabajan acá sean responsables, que quieran trabajar. No se les paga menos, aquí hay cierto sueldo y el que quiere trabajar por ese sueldo, sea chileno o extranjero, es bienvenido. Ellos son súper responsables, de hecho llegan antes de la hora. No tenemos ningún arrepentimiento de la gente que tenemos trabajando”, dice Donoso.

Juan Aguayo, gerente general de Acosta & Aguayo: “No veo mayor diferencia entre una nacionalidad y otra”

Juan Aguayo es gerente general de Acosta & Aguayo, una empresa que se dedica al servicio de logística y transporte de diversos productos para su exportación o importación. En total, en la compañía trabajan alrededor de 60 personas, de las cuales dos son extranjeros: un argentino y un colombiano.

“Las personas extranjeras tienen las mismas habilidades que un chileno, no veo mayor diferencia entre una nacionalidad y otra”, detalla Juan Aguayo. Además, destaca que “estoy súper contento, de hecho, me atrevo a decir que a veces logran mejores resultados que los chilenos”.

IMG_9970

Gerardo Paz proviene de Córdoba, Argentina, y llegó en noviembre del 2013, directamente a trabajar a Acosta & Aguayo gracias a un amigo. “El principio nada más fue difícil, porque no conocía, pero después ya fue más sencillo el trabajo”, recuerda.

El caso de Santiago Suárez (foto) fue diferente. Él llegó de Colombia a inicios del 2012, pero recién a finales del 2014 logró encontrar trabajo, justamente en la misma empresa que Gerardo. “Este es el único trabajo que he encontrado y la verdad es que me gusta mucho. La búsqueda fue bastante complicada por los requerimientos legales que tenía Chile, aunque creo que ahora es más fácil. Encontrar a alguien que estuviese dispuesto a darle a uno la oportunidad era difícil. Gracias a Dios la oportunidad la encontré en esta empresa”, detalla Santiago. Ambos aseguran que el trabajo puede resultar complicado, pero también coinciden en que la empresa siempre les ha otorgado el apoyo necesario.

Mauricio Campos, productor general del área dramática de TVN: “Nunca tuvimos como opción que chilenos representaran a inmigrantes”

Luego de postular a través de un casting, Lucas Mosquera obtuvo el papel de James Martínez en La Colombiana. “Mi mamá vio un aviso y me motivó a probarme. Lo hice, sin mucha expectativa, pero ha sido una gran experiencia. Mi relación hasta el momento ha sido muy buena con Chile”, detalla el colombiano. Con sólo 19 años, y sin ser actor de profesión, Lucas ha sido apoyado por el área dramática de TVN, según cuenta Mauricio Campos, productor general del área dramática del canal.

Imagen AB0A4864

“Lucas asistió a esta prueba de cámara y quedó como primera opción. A la semana siguiente ya estaba trabajando con una coach de actores, ya que él no es actor de profesión, su talento es innato y nosotros lo apoyamos con una coach”, cuenta Campos.

Si bien en otras oportunidades el canal recurrió a actores nacionales para interpretar a extranjeros, en La Colombiana esto no era una opción. “Siempre consideramos que era necesario contar con una actriz extranjera para darle credibilidad al personaje. Nunca tuvimos como opción que chilenos representaran a inmigrantes, era fundamental que el acento y la jerga fueran absolutamente colombianas”, explica Campos.

Felipe Carrera, dueño de EstampaGrafic: “Al principio me costó un poco contratar”

Felipe Carrera tiene una tienda que se dedica a la venta de poleras y estampados personalizados, ubicada en pleno Mall Arauco Estación. EstampaGrafic necesita vendedores y diseñadores, ya que se comprometen a tener listos los pedidos en media hora. “Actualmente trabajamos con dos venezolanas, las dos diseñadoras gráficas. Llevan aproximadamente unos 8 meses trabajando aquí. La verdad es que ha sido muy bueno, porque tienen una buena atención y eso las diferencia de algunos chilenos, que se aburren del trabajo y terminan llegando tarde o son irresponsables”, dice Felipe.

IMG_9811

Reconoce que “al principio me costó un poco contratar a una persona que no fuera chilena, por un tema de que no sabía cómo eran, no los conocía, pero de verdad ha sido muy buena experiencia”.

Sara Zabala llegó desde Caracas, mientras que Odalis García, de Maturín. Sara comenzó a trabajar desde el día de la madre, mientras que Odalis lleva cuatro meses ya. Ambas dicen que les costó encontrar trabajo, pero que están satisfechas. “Estoy contenta porque es mi área, estoy en mi ambiente de trabajo”, cuenta Sara, mientras que Odalis agrega que “trabajo ejerciendo, por ejemplo, de mis hermanos sólo yo ejerzo mi profesión, soy bastante afortunada”.