"11S": ataque a las Torres Gemelas aumentó la tasa de cáncer en NY

La Hora

Miércoles 11 de septiembre de 2019

Este miércoles se cumplen 18 años de los fatídicos ataques terroristas a las Torres Gemelas de Nueva York, que dejaron un saldo de más de 3 mil fallecidos y cerca de 6 mil heridos. Casi dos décadas han pasado de la tragedia y sus consecuencias se siguen viviendo entre los habitantes de la “Gran Manzana”.

Y es que el denso humo tóxico en suspensión que quedó en el sur de Manhattan durante semanas, tras el derrumbe del World Trade Center, provocó que muchas personas de la ciudad hoy sufran de cáncer y otros males graves.

Richard Fahrer, hoy de 37 años, trabajó frecuentemente en el sur de Manhattan como agrimensor de 2001 a 2003. Hace 18 meses, tras padecer dolores en el estómago, los médicos detectaron a este joven padre un agresivo cáncer de colon, una enfermedad que afecta en general a hombres mucho mayores, y para el cual no tenía ninguna predisposición.

Un estudio, publicado en 2011 por la revista científica The Lancet, mostraba que todas las personas que colaboraron en la emergencia, entre ellos bomberos, rescatistas, policías y médicos movilizados, tenían un 19% más de probabilidades de desarrollar cáncer en comparación a otros que no acudieron.

En 2018, otro estudio publicado en JAMA Oncology aseguró que es más probable que los veteranos desarrollen mieloma múltiple, un tipo de cáncer sanguíneo, y ese mismo año se reveló la mayor incidencia de cáncer de cabeza y cuello entre los trabajadores de servicios de emergencia.

Suma y sigue

Es más, según un censo del WTC Health Program, de junio de este año, reveló que alrededor de 14.000 de sus inscritos – entre rescatistas y civiles – presentan cáncer. 

 “Es imposible para un individuo determinar la causa exacta, ya que ningún examen de sangre viene con la etiqueta WTC”, pero varios estudios mostraron que “la tasa de cáncer aumentó entre 10% y 30% en las personas expuestas”, explicó a la AFP David Prezant, jefe médico de los bomberos neoyorquinos.

Se espera que esta tasa aumente en el futuro, a raíz del envejecimiento de las personas expuestas – los riesgos de cáncer aumentan con la edad – y la naturaleza de ciertos cánceres, como el de pulmón o el mesotelioma, que demora de 20 a 30 años en desarrollarse”, cerró.