Juvenal Olmos: "Rueda ha sido cauto en medio de una bomba atómica"

La Hora

Martes 11 de junio de 2019

A sus 56 años, Juvenal Olmos vive una de las mejores etapas de su vida. El ex entrenador del seleccionado nacional combina sus días entre la familia, su nueva labor como comentarista del CDF y su pasión por subir cerros.

“Ahora tengo una mirada más tranquila. He vivido cosas buenas, malas y también traumáticas. Duré dos meses dirigiendo en México (Veracruz, en 2018), pese a todo, fue menos terrible que otras veces que me echaron. Ya no me cierro a nada en la vida, estoy feliz”, relata el DT, y ahora comunicador, a La Hora.

Por lo mismo, y dada su nueva faceta como comentarista a tiempo completo, el ex entrenador de la Roja es voz autorizada para analizar al equipo de Reinaldo Rueda, de cara al debut por Copa América de la próxima semana.

En ese sentido, el “Perro Verde”, como era apodado por sus innovadoras ideas al mando de los equipos, manifiesta su incertidumbre sobre el rendimiento de la Selección de cara a Brasil, considerando las últimas polémicas del camarín, y la cara que mostró el equipo en los amistosos.

“Al asumir, Reinaldo Rueda tomó una bomba atómica que existía dentro del camarín, pero creo, que de los últimos técnicos que ha tenido la Selección, es uno de los que tiene más chapa para dirigir. Ha ido avanzando, pero su forma futbolística aún no aparece”, dice el panelista del programa Todos Somos Técnicos.

Historias de camarín

Con las polémicas en la interna de la Selección, Olmos recuerda los momentos complejos que le tocó vivir al mando de la Roja, donde según él, sacó a relucir su faceta de “Perro Verde”, por las determinaciones extrañas que decidió tomar en medio de una crisis.

“Me recuerdan harto por eso. Después de tanto tiempo, este ‘Perro Verde’ pasa a ser un weón raro, lunático, con pretemporadas extrañas. Por ejemplo, Mark González se quedó dormido y llegó tarde a un entrenamiento, y lo multé con 700 lucas. Hoy digo, ¿mentira que hice eso? jajá. El ‘Perro Verde’ ayudó a renovarme”, recuerda.

-¿Cómo se hubiera manejado con el actual camarín?

– Estos son tiempos nuevos, el camarín ya no es cerrado. Lo que uno diga adentro, va a estar a los dos minutos afuera. Los tiempos modernos borraron los códigos, crearon un nuevo camarín y los técnicos deben tener respuesta para algo que antes no había.

-¿Le faltó voz de mando a Reinaldo Rueda?

– El tipo se ha comportado de manera aplomada. El técnico siempre va a tratar de esconder las cosas por las cuales su camarín se le puede desequilibrar. Ha sido cauto y ha tenido un manejo mesurado para una problemática grande en el camarín que tiene.

-¿Qué le parece el respaldo que le han dado los jugadores al DT?

– Se ven jugadores camiseteados con Rueda, pero el DT debe sentirse en deuda. Está en medio de un proceso complicado por lo que viene, y un escenario complejo por lo del recambio.

– En su momento usted tuvo una polémica similar con la marginación de David Pizarro…

– Esa vez, a Pizarro se le suspendió por dos partidos (tras patear un cartel al ser sustituido) y después lo llamamos a un hotel en Ecuador y lo arreglamos a nivel camarín. No como jefe a empleado, sino como un igual.

– ¿A su juicio eso debió hacer Reinaldo Rueda?

– Son casos similares. En ese entonces todo Chile estaba metido, ‘que este weón loco como no llama a Pizarro’, etc… Entonces, esa vez pusimos 30 sillas en el hotel, nos sentamos todos y dije ‘Aquí pasó esto, quiero que todos expresen su opinión’. El asunto quedó aclarado a nivel grupo.

– Hay pesimismo en el ambiente para Copa América, ¿cómo lo ve usted?

– Chile tiene un muy buen equipo estelar, pero poco recambio en la banca para cambiarle la idea al mismo nivel. Los que van son los que tenían que estar, ellos están vigentes. Un buen campeonato no es el título, lo importante es que Chile sea un equipo competitivo para jugar las Clasificatorias.