Columna de Daniel Fuenzalida: Desde el aula, no a la droga

La Hora

Viernes 14 de junio de 2019

Todos tenemos recuerdos de nuestros primeros maestros. Para bien o mal, la huella que dejan los profesores en nuestras vidas es -muchas veces- indeleble y marca para siempre.

Después de la casa, la educación formal es la responsable de moldear las conductas infantiles. Es ahí, en el colegio, donde aprendemos mucho más que contenidos.

Mi análisis tiene un punto de inflexión: ¿cómo instar a los educadores en traspasar información sobre el daño de las drogas?

Cuando niños somos pequeñas esponjas que absorbemos todo. La importancia de las clases es trascendente y para eso necesitamos de maestros comprometidos con el discurso.

Los daños irreversibles que provocan las drogas y el creciente consumo en etapas infantiles son los tópicos que vale la pena comunicar. La sala de clases resulta el lugar ideal para este propósito.

Según un informe de la Organización de Naciones Unidas, el 2015 nuestro país fue superado sólo por Estados Unidos y Canadá en consumo de drogas.

En el sondeo se estableció que en la población entre 15 y 64 años, Chile se ubica en el tercer lugar de consumo con un 11,83%. En ese grupo nos superan Estados Unidos (16,5%) y Canadá 14,73%).

La marihuana también nos deja entre los primeros en el consumo a nivel continental. La prevalencia indica que Chile ostenta el 1,73%, Estados Unidos 2,3% y Uruguay 1,8%.

Reforzar ideas como “no al consumo” es vital. Para eso hoy existen cientos de herramientas audiovisuales (tutoriales y similares) que dan a conocer ideas y conceptos de manera lúdica y entretenida.

El profesor tiene la responsabilidad y debe asumirla. Aprovechar instancias como el Consejo de Curso para debatir, escuchar experiencias y dar con énfasis: no imites y no cometer errores de los cuales arrepentirse.

Experiencias educacionales del Primer Mundo indican que el discurso preventivo para estudiantes de Enseñanza Media se incrementa escuchando experiencias de personas que han caído en la enfermedad del consumo y la han superado.