Thomas, la nueva joya hispana de la dinastía Galdames

La Hora

Martes 14 de mayo de 2019

Ningún minuto había sumado Thomas Galdames (20) en el torneo, hasta que el domingo le tocó ser titular en la victoria de Unión Española 1-0 frente a Universidad de Concepción, transformándose en la figura del encuentro.

“No venir jugando y que de la nada te toque jugar, no es para nada fácil. Yo sabía que la oportunidad iba a llegar en cualquier momento porque uno siempre tiene que estar listo. Me sentí muy cómodo y creo que lo hice de muy buena manera”, destacó a La Hora el hijo del recordado volante hispano, Pablo.

– ¿Qué te pidió el técnico?

– Lo que siempre me pide el profe Nano es que… bueno, siempre dice que yo me creo bueno para la pelota, pero que eso con él no va. “¿Qué eres? ¿Defensa? Bueno, entonces defiende”. Si puedo salir jugando bien, si no debo buscar a los delanteros para que la aguanten y así poder optar a una segunda pelota.

– ¿Trabaja mucho el bloque defensivo?

– Todos los defensas que están en Unión saben que lo que él pide es el arco en cero, siempre estar ordenados, juntos, bien parados y que no nos pillen de sorpresa. Casi todas las semanas, si es que no todas, trabajamos cosas defensivas. También trabajamos el ataque, pero lo que más le importa es el arco en cero.

– La importancia y experiencia de tu papá también debe ser importante para ti y tus hermanos.

– Mi papá me dijo siempre que la oportunidad iba a llegar en cualquier momento y que debía estar preparado para no soltarla más. A veces pasa que te dan la oportunidad y si no la aprovechas puede pasar un tiempo muy largo para que te den otra. Ahora si uno juega bien, pero no lo ponen, es decisión del técnico. Ahí uno no puede hacer nada, pero quedas tranquilo que dejaste todo.

– Tuviste la suerte además de comenzar tu carrera junto a tu hermano Pablo y ahora continuarla con Benjamín.

– Es súper bueno eso porque así nos ayudamos y complementamos, nos decimos lo que está mal, lo que está bien. De hecho, hablamos todos los días de cómo entrenó cada uno. Lo hacíamos siempre con Pablito y ahora lo hacemos con el Benja. Somos todos muy unidos.