Columna Rodrigo Martin: RED, licitación ausente

La Hora

Martes 16 de abril de 2019

Producto de la demora en el proceso de licitación del sistema de transporte público de Santiago se han realizado una serie de acciones “parche”. Esto es, soluciones parciales, que a la larga resultan poco satisfactorias para resolver los problemas. Así, mediante una campaña comunicacional se ha pretendido instalar la idea del “fin al Transantiago” y el surgimiento de un nuevo sistema: RED.

Es importante conocer objetivamente lo que ha sucedido, ya que los cambios de nombre y de imagen del sistema pueden hacer creer una realidad que aún es parcial, y que, si bien puede ser entendida como un paso gradual y positivo para el sistema, también corresponde a una forma de operar que puede ser cuestionada. Primero, por las extensiones contratos de operadores, como por ejemplo, la distribución de servicios de Alsacia, cuya concesión terminó gradualmente desde octubre de 2018, a la empresa Express (propiedad del mismo concesionario). Junto a esto, el reemplazo de buses antiguos por buses eléctricos gestionados por ENEL y ENGIE, sin licitación y sin hacer públicos los costos de su adquisición (en total 200 buses). Y la incorporación de 500 buses EURO VI, también sin licitación. Y hace poco, el anuncio de extensión de contratos a SONDA, INDRA, AFT y Metro, los que vencieron en febrero 2019.

Las acciones descritas buscan, según se ha indicado, una “transición” más fluida al proceso de licitación que debería realizarse este año, pero las bases de esta licitación están aún en proceso de definición. En consecuencia, es importante que los usuarios del sistema nos mantengamos informados de lo que se está haciendo en cuanto a mejoras, para no dejarnos llevar por campañas de medios y acciones parche. Como ciudadanos, debemos mantener las demandas de fortalecimiento en el sistema, y no dejarnos llevar por la “nueva imagen” de RED sin ver con claridad de que se trata.