Cómo refrescar el hogar usando vidrios con control solar

Juan Pablo Gutiérrez O.

Viernes 01 de febrero de 2019

La canícula veraniega agobia a todos por igual. Con una ola de calor que supera los 30 grados, cualquier solución que ayude a refrescar el interior del hogar es válida. Y en esta línea están los vidrios con control solar que, en verano mantienen la casa fresca y en invierno la mantienen gratamente calefaccionada.

Esta tecnología no es excluyente a los actuales termopaneles, que constan de doble vidrio y cámara de aire entre ellos (ver imagen), sino que ambas se complementan para brindar el pleno de beneficios de aislar el calor que ingresa a través de las ventanas.

vidrios300a“El uso de termopaneles o doble vidrio hermético es la mejor opción para todo tipo de ventanas. Sin embargo, los vidrios que componen al termopanel no deben ser vidrios comunes si es que se necesita reducir el ingreso de la radiación solar”, comenta Gonzalo Acevedo, Gerente Comercial Vidrios Lirquén.

El vidrio de control solar permite que parte de la radiación solar se refleje y otra parte se absorba en la masa del vidrio. De esta manera, es menos el calor que ingresa a la habitación. Este efecto se consigue por porque a la superficie del vidrio se le aplica una capa metálica de muy bajo espesor, la cual permite el efecto de filtro al calor solar directo.

“Un termopanel compuesto por vidrios comunes deja pasar un 82% de la radiación solar directa, en cambio uno que tenga uno de sus dos cristales con capa de control solar, deja pasar un 40% de esta radiación solar hacia el interior de la habitación” dice el ejecutivo.

vidrios300bY esta conveniencia también se traslada a la económica. “Una ventana instalada con termopaneles comunes tiene un valor aproximado de $140.000/m2. En cambio una que contenga un termopanel con vidrio control solar sube a $150.000/m2; sin requerir ningún tipo de mantenimiento o cuidados especiales”.

Tips de ventilación

Ante el calor capitalino, los siguientes consejos son oportunos para mantener el hogar fresco y evitando que las altas temperaturas ingresen al interior:

  • Ventilar la habitación a primera hora de la mañana, tanto para renovar el aire como para refrescar el ambiente.
  • Apenas el sol impacte directamente la habitación, cerrar puertas y ventanas para mantener la aislación. Idealmente, cerrar además las cortinas impidiendo todo ingreso de radiación solar.
  • Ya cuando caiga la tarde, es posible reabrir y provocar ventilación cruzadas para que el aire caliente acumulado pueda salir.