¿Hay en Chile salud gratuita para los turistas extranjeros?

El reciente caso del argentino Maximiliano Conca, que tras sufrir un infarto debió solicitar asistencia médica de urgencia en el Hospital Naval de Viña del Mar y cancelar 11 millones de pesos por los cuidados recibidos, generó un intenso debate en redes sociales.

La discusión se centra en el acceso a salud que tienen derecho los turistas que vacacionan en Chile ante eventuales urgencias médicas.

De acuerdo a la Superintendencia de Salud todos los extranjeros tienen derecho a ser atendidos por la red asistencial, recordando también que los visitantes tienen la posibilidad de contratar seguros de salud con cobertura internacional, que les facilita el acceso a servicios de salud tanto en hospitales como SAPUs y clínicas de prestadores en convenio.

saludgratis300aAsimismo, si la urgencia proviene de un accidente vehicular, un atropello o un choque, al turista, de la nacionalidad que sea, lo cubre el Seguro Obligatorio de Accidentes Personales o SOAP, con las coberturas que se estipulan en la póliza.

Angela Seguel, encargada de Servicio Social y Referente de migrantes del Hospital Dr. Gustavo Fricke en Viña del Mar, indica que “FONASA y otras instituciones parten de la premisa de que cualquier turista debe venir con un seguro particular. Ningún centro clínico u hospitalario puede supeditar la atención de salud a la situación legal de quien está en Chile, o a si tiene seguro de salud en una urgencia”.

Patricio Ulloa, Jefe de Recaudación del reciento viñamarino complementa lo anterior: “Casi siempre los turistas europeos tienen seguros, lo que no se repite con la misma rigurosidad en Latinoamérica”, por lo que el caso del turista argentino podría supeditarse a esta situación.

De todas maneras, Ulloa refiere un convenio bilateral chileno-argentino que garantiza la gratuidad de la atención de urgencia. “El convenio con Argentina permite a sus nacionales no residentes en Chile contar con atención de salud gratuita en caso de emergencia, es decir, toda condición de salud o cuadro clínico que implique riesgo vital y/o secuela funcional grave para una persona de no mediar atención médica inmediata e impostergable”.

Con lo anterior, la actual situación de Maximiliano Conca es producto de una seguidilla de errores y malas decisiones, según señala el diario “Perfil”: el argentino de 40 años de edad había sufrido un infarto hace dos años y hace un año dejó el tratamiento con medicamentos que se le había indicado dado su riesgo. Además, previo a su viaje a Chile había vuelto a sentir dolores en el pecho y no tomó los resguardos contratando un seguro de viaje adecuado. Y si bien había dejado el consumo de cigarrillos y cuidado su alimentación tras el primer episodio cardíaco, el día de su nuevo infarto había almorzado una hamburguesa.

A ello se suma que ante el apremio fue trasladado a un hospital privado, donde efectivamente fue intervenido por una arteria tapada, instalándole tres stent. Y ahora debe pagar por los servicios prestados.

¿Qué pasa en el resto del mundo?

En diversas latitudes del planeta, la prestación de asistencia médica de urgencia a extranjeros tiene diferentes protocolos de acción: algunos pagados y otros totalmente gratuitos.

España: Hasta 2012 era el único país europeo que gozaba de una sanidad universal y gratuita. Sin embargo, una regulación excluyó a los inmigrantes irregulares -sin residencia- del acceso al servicio público de salud. La excepciones son las urgencias, casos de maternidad o que involucre menores.

Francia: Si el extranjero tiene residencia por tres o más meses, y sus ingresos no superan los 600 euros mensuales, podrá tener cobertura médica completa y gratuita.

Reino Unido: Los extranjeros tienen derecho a la atención primaria pero sólo si el facultativo que los recibe acepta hacerlo de esta manera, sin mediar obligación social y sólo apelando a criterios éticos de la profesión.

Italia: Todos los extranjeros tienen derecho a la atención “urgente y esencial”, y para que la atención sea gratuita deben acudir a hospitales públicos.

Australia: Sólo existe un sistema gratuito de salud para residentes, y los extranjeros deben contar con seguro médico particular.

En Latinoamérica, países como México entregan derechos de atención médica de urgencia en la red hospitalaria nacional, a turistas y extranjeros. En Brasil, por su parte, los no residentes son atendidos de manera gratuita por una reciente normativa agregada a su ley de extranjería. Y en Uruguay las personas que no posean su carné de salud pública deben pagar por los servicios médicos que reciban en los hospitales públicos.

Finalmente, Cuba cuenta con un sistema sanitario gratuito para extranjeros llamado Servimed, ofreciendo más de 40 centros de salud que entregan atención primaria, de especialidades y alta tecnología en servicios complementarios y exámenes.

Actualmente, unos seis millones de turistas ingresan anualmente al país, y un millón lo hace a través del paso Cristo Redentor en la región de Valparaíso. De ellos, unas 120 mil personas de otras nacionalidades visitan el litoral central implicando una eventual sobredemanda para la red del Servicio de Salud Viña del Mar – Quillota.