Qué es la listeria y qué tan peligrosa es

Tras el reciente anuncio de la autoridad sanitaria estadounidense de retirar 3.300 cajas de fruta chilena expendida en supermercados de ese país, las alarmas saltaron también en este último rincón de sudamérica.

“Destacamos la seriedad y responsabilidad con que se está trabajando en Chile para informar de cualquier problema con los productos que están siendo exportados”, dice el ministro de Agricultura chileno, Antonio Walker, luego de informar que la alerta en el país del norte se originó por una autodenuncia de la empresa exportadora chilena ante su contraparte importadora norteamericana.

Ello permitió que la Food and Drug Administration (FDA) estadounidense urgiera el retiro de tal volumen de cajas de frutas, comprendida principalmente por ciruelas, nectarines y duraznos.

listeria300Pero pese a esta señal de “fair play” comercial y sanitario, la listeria es una bacteria que no tiene las mismas intenciones una vez que se instala al interior del organismo de un ser humano.

El microorganismo

La doctora Mónica Lafourcade, microbióloga de la Clínica Universidad de los Andes, expresa que este patógeno vive fundamentalmente a nivel ambiental. También se alberga a nivel intestinal en algunos animales, y que mediante las deposiciones de estos, contaminan el ambiente, tierra y agua desde donde pueden pasar a los alimentos que consumimos y así producir la listeriosis (enfermedad que produce el microorganismo).

“Una persona sana que se contagia con listeria le puede resultar casi imperceptible, salvo sufrir un poco de diarrea. Pero si el paciente está con sus defensas bajas, la bacteria ataca sin piedad: presenta graves cuadros de listeriosis pues la bacteria se disemina rápidamente desde el aparato digestivo, cruzando las barreras celulares hasta la sangre, y desde ahí a distintos órganos en el cuerpo”, dice la facultativa.

Y el sistema nervioso central es el favorito de la listeria, generando meningitis en niños pequeños y en adultos mayores, con alta mortalidad y secuelas si no se diagnostica y trata oportunamente.

Entre los síntomas más característicos son cuadros similares a la gripe, con fiebre, dolor de cabeza y muscular, diarrea; produciendo meningitis, sepsis e incluso la muerte del paciente.

Vector de contagio

Las personas se contagian de listeria al consumir alimentos contaminados con la bacteria, y estos a través del agua de regadío contaminada, con la tierra o a través de la manipulación de personas cuyas manos estén infectadas con la bacteria.

“El contagio de persona a persona es improbable, salvo cuando la paciente resulta ser una madre embarazada quien puede transmitir el microorganismo a su feto a través de la placenta”, explica Lafourcade.

Son también parte del grupo de riesgo de contagio las personas en edades extremas (recién nacidos y adultos mayores) y personas que tienen comprometidas sus defensas naturales, por ejemplo, pacientes de terapia con corticoides, trasplantados, pacientes VIH positivo y otros con su sistema inmunológico deprimido.

Tratamiento

El tratamiento de la listeria se realiza con antibióticos y es bastante efectivo. “El problema -comenta la doctora- es que muchas veces se llega tarde con el tratamiento, ya que la listeriosis se instala con fuerza en personas con defensas alteradas, sin ninguna barrera para defenderse, habiendo ya causado mucho daño en los tejidos atacados”.

Entre las medidas de prevención se cuentan el lavado adecuado de vegetales y frutas antes de consumirlos, evitar la contaminación cruzada en su manipulación y utilizar desinfectantes y cloro para limpiarlas. En el caso de las carnes, cocerlas a altas temperaturas.

“Además, una embarazada no debería consumir ciertos alimentos de riesgo como son quesos blandos, carnes crudas y embutidos. En el caso de un paciente muy inmunodeprimido, como un trasplantado, debiera comer todo cocido mientras se recuperan sus defensas”, agrega la especialista.

Finalmente, el ministro Walker hace un llamado a la calma entre la población: “el consumo nacional de estas frutas no tiene problemas de presencia de listeria. Sólo se ha detectado el problema en el lote identificado y que entendemos ya fue destruido. El SAG está haciendo revisiones en otras empresas de packing de frutas de manera preventiva”.