La historia tras el rescate de Julen

La Hora

Jueves 17 de enero de 2019

La familia de Julen (2) se encontraba el pasado domingo en un monte de Totalán (Málaga, España), en el campo de un familiar, donde habían ido para preparar una paella, cuando el niño se precipitó por un pozo sin que ninguno de los presentes pudiera hacer nada para evitarlo.

El padre del menor aseguró a los medios que corrió las piedras que había junto al hoyo y que llegó a escuchar a su hijo llorar. Al avisar a los servicios de emergencia se puso en marcha un operativo de rescate formado por cientos de personas. Ayer se comprobó que una muestra de pelo encontrada en el interior del agujero es de Julen.

Para intentar llegar hasta el menor ayer se inició la excavación de dos túneles, uno en paralelo al pozo y otro en oblicuo y luego en horizontal. Se cree que estos orificios estén terminados hoy.

Experiencia en atacama

La conexión final entre el túnel horizontal y el pozo, de manera manual, correrá a cargo de un equipo de ocho expertos en rescate minero que han viajado desde Asturias. También se han unido a la operación de salvamento dos técnicos de la empresa sueca Stockholm Precision Tools AB. Esta fue la que determinó en 2010 el lugar donde estuvieron atrapados durante cerca de dos meses los 33 mineros de la mina San José.

El pozo en el que se busca al menor es un hoyo hecho hace unas semanas para buscar aguas subterráneas, las que no fueron encontradas. Tiene 25 centímetros de ancho y unos 110 metros de profundidad. El agujero estaba sin protección, sin señalizar y en un lugar sin delimitar. Lo peor es que esta excavación carece de los permisos pertinentes, ya que este tipo de agujeros deben sellarse, según el Reglamento General de Normas Básicas de Seguridad Minera española.

La prensa de ese país esta volcada en el caso y está trasmitiendo en vivo, vía online principalmente, el minuto a minuto del rescate de Julen.