Multifondos: cómo rentabilizar los fondos de pensiones

La Hora

Lunes 05 de noviembre de 2018

Con una economía tan volátil y poco auspiciosa, junto a una baja certeza de que las Administradoras de Fondos de Pensiones regresen con números positivos luego de invertir nuestro dinero destinado a la etapa de jubilación, la única herramienta que queda en mano de los trabajadores que hacen aporte previsional son los multifondos.

Este sistema que opera desde 1 de agosto de 2002 es la forma en que los afiliados de las a las AFPs pueden invertir su ahorro previsional para con el objeto de incrementar su pensión para cuando sea tiempo de acceder a la jubilación. Y se puede aplicar a los distintos productos que manejan las administradoras, sean las propias cotizaciones obligatorias como  el ahorro previsional voluntario o la cuenta de ahorro voluntario o “Cuenta 2”.

Potenciar las ganancias de los ahorros previsionales o minimizar las pérdidas que les afecten por mala gestión de las AFPs es sólo posible mediante el movimiento de sus capitales entre los multifondos.
Potenciar las ganancias de los ahorros previsionales o minimizar las pérdidas que les afecten por mala gestión de las AFPs es sólo posible mediante el movimiento de sus capitales entre los multifondos.

Tipos de Multifondo

Optar por uno u otro tipo de multifondo va a incidir en la cantidad de riesgo que se quiera asumir, y si las proyecciones financieras son buenas, tal riesgo supondrá una buena rentabilidad que aportará más dinero al capital para la jubilación.

Los tipos de multifondo son cinco:

  • Tipo A: Es el más riesgoso de los cinco multifondos, pues tiene alta sensibilidad a las variaciones del mercado. Este tipo de fondo utiliza instrumentos de renta variable para gestionar el capital aportado.
  • Tipo B: Gran parte de sus fondos son invertidos en renta variable y solo algunos en renta fija para gestionar su rentabilidad. Su riesgo no es tan alto como el tipo A.
  • Tipo C: Su relación rentabilidad – riesgo es media, así como la cartera de instrumentos de renta variable y fija que usa. Las ganancias o pérdidas que sufran los fondos colocados en este tipo de multifondo pueden ser moderadas.
  • Tipo D: Su objetivo es invertir los ahorros en un fondo de pensiones de mayor seguridad, que permita en menor medida aprovechar las rentabilidades positivas que puedan entregar los instrumentos de renta variable. Posee una gran componente de inversión en renta fija.
  • Tipo E: Es el más conservador de todos del multifondos. Sólo invierte en instrumentos de renta fija, los cuales tienen un menor riesgo y, por lo tanto, una menor rentabilidad. Pero sí, es un tipo de fondo muy seguro y resiste bien la volatilidad financiera de las inversiones que realizan las AFP, y es el fondo que menos pérdida puede sufrir.

Consejos para tomar multifondos

Según el sitio web Rankia.cl, asignar todos el capital previsionales a un tipo de multifondo en particular, o hacer una distribución porcentual de ellos en dos tipos de fondos; dependerá de las preferencias y características de cada afiliado y su visión de los ahorros previsionales:

  • Edad: Una persona joven que tenga por delante un extenso período de ahorro previsional antes de jubilar, puede invertir su ahorro previsional en un fondo con una mayor proporción en renta variable (tipo A o B), y también correr mayores riesgos.

Si la gestión del capital por parte de la AFP es mala, el afiliado joven tendrá más tiempo de recuperar las pérdidas. Por el contrario, si está próximo a pensionarse, es importante que el ahorro previsional no experimente marcadas variaciones, y lo más razonable es que elija un tipo de fondo de pensiones con una mayor proporción de renta fija (tipo D o E).

  • Otras fuentes de ingresos: Si al momento de pensionarse se estima que se van a tener ingresos adicionales a la pensión, puede ser aconsejable asumir mayores riesgos en la elección del fondo (tipo B o C).
  • Preferencias personales: Cada persona debe considerar si está dispuesto a asumir pérdidas con su ahorro previsional en algunos meses o años, con la expectativa de una rentabilidad mayor en el largo plazo. Aquellas personas que no toleren bien los riesgos deberían elegir fondos con una mayor proporción de renta fija.

Cómo cambiarse de multifondo

Antes de proceder con cambiar el tipo de fondo donde actualmente se encuentran su ahorro previsional hacia otro de su preferencia, consulte por las rentabilidades que el nuevo fondo le pueda brindar o revise los datos históricos del mismo para evaluar el riesgo que está dispuesto a asumir.

Junto con lo anterior, al momento de transferir los fondos debe tener claro los siguientes datos:

  • Fondo Origen: corresponde al fondo en que se encuentran actualmente sus ahorros previsionales.
  • Fondo Destino: es el fondo al que deseas traspasar sus ahorros. Se pueden seleccionar uno o dos.
  • Porcentaje Distribución: En el caso que los fondos de destino sean dos, deberá indicar los porcentajes de distribución a su gusto.
  • Fondo Recaudador: De igual manera, al distribuir sus ahorros previsionales en dos tipos de fondos, se debe asignar uno de los dos que será el fondo que recaude los sucesivos aportes previsionales, las ganancias del período y también las pérdidas.

Esta operación se puede realizar en cualquier sucursal de su AFP presentando su carné de identidad e indicando hacia qué tipo de fondo quiere traspasar su capital previsional. Pero más fácil y cómodo es realizarlo vía internet mediante la sucursal virtual disponible en la mayorías de los sitios web de las AFPs. Para ello requerirá además tener una segunda clave de seguridad.

Cambiarse de tipo de fondo no tiene costo ni límite de veces. Las únicas restricciones son tener un cambio de fondos en proceso, algún giro desde cuentas voluntarias en curso o un traspaso de fondos pendientes por cambio de AFP.