La medicina complementaria para combatir las alergias estacionales

Con la llegada de la primavera, los casos de rinitis alérgicas se multiplican debido al polen presente en el ambiente. La medicina tradicional puede tener la solución paliativa para alergenos como el polvo o los pelos de los animales que conforman un cuadro reactivo muy molesto para quienes sufren de esta condición.

Pero, si bien la vía farmacológica es la más recurrida, sea consumiendo anitihistamínicos o antialérgicos; existe a la par la medicina complementaria que viene a acompañar a las terapias biomédicas, pero en una dimensión más personal e integral del paciente.

Camila López, médico cirujano especialista en terapia floral, comenta que la medicina complementaria evalúa al paciente desde una perspectiva integral. “La componente emocional de una enfermedad es muy importante. No sólo es de preocupación clínica el malfuncionamiento fisiológico u orgánico de una persona, sino que también el aspecto emotivo que favorece la expresión de una enfermedad”.

Es por ello que la medicina complementaria está reglamentada y reconocida por el Ministerio de Salud a través del Decreto 42 publicado el 17 de junio de 2005, destacando a tres técnicas que aluden al mejoramiento del bienestar de las personas:

  • Acupuntura: Especialidad de la medicina tradicional china que consiste en la inserción de agujas sólidas y estériles en puntos específicos de la superficie corporal, para equilibrar, mantener e incrementar el bienestar físico y mental de las personas considerado como un todo inseparable. Se basa en la teoría dinámica del flujo de energía vital que fluye en forma continua por todo el cuerpo. Al existir una dolencia, esta dinámica de flujo se altera y mediante la aplicación de agujas en puntos específicos del cuerpo se puede influenciar positivamente, contribuyendo así a la restitución del equilibrio energético del organismo.
  • Homeopatía: Método terapéutico que prescribe productos en base a la ley de similitud, la cual afirma que una sustancia que provoca determinados síntomas en una persona sana, en pequeñas cantidades es capaz de curar los mismos síntomas o semejantes en una persona enferma. Para elaborar un remedio homeopático se consideran factores como el conjunto de los síntomas de cada paciente, el estado físico y psicológico del mismo o su historia médica y de vida.
  • Naturopatía: Técnica médica que tiende a estimular la capacidad curativa innata del organismo y facilitar sus mecanismos de equilibrio para alcanzar un buen estado de salud mediante los cambios en el estilo de vida y la nutrición. Para ello se emplea una amplia variedad de técnicas, procedimientos y productos naturales como suplementos nutricionales, infusiones de hierbas, propiedades curativas de las plantas, ejercicios físicos y masajes con fines terapéuticos.

La doctora López destaca que esta medicina no viene a reemplazar a las terapias farmacológicas que pueda tener un paciente. “Por ejemplo, un paciente con rinitis alérgica que se trata con antihistamínicos o inhaladores nasales puede llevar a la par una terapia complementaria, pero no reemplazarla con ella. Lo diferente es que esta medicina se va más allá de la sintomatología del paciente, a descubrir las razones íntimas de su rinitis, por qué su organismo reacciona tan enérgicamente al polen en comparación con otras personas que no sufren con este  alergeno, qué aspectos de su vida lo han llevado a expresar de esta manera su malestar”.

Entre las terapias complementarias más comunes son las flores de Bach, las que se administran oralmente, como gotas, y se indican con definidos horarios, tal cual como con cualquier fármaco. “Para llegar a un tratamiento con flores de Bach hay que hacer varias sesiones con la persona para conocer sus estilos de vida, su historial patológico, el de su familiares y cercanos. Recién allí se define la flor y se le indica”, cuenta la facultativa.

Entre otras técnicas integrantes de la medicina complementaria se cuentan la quiropraxia, reflexología, aromaterapia, reiki, apiterapia y el biomagnetismo. Y entre las profesiones auxiliares de la salud que están en estudio de ser reconocidas por la autoridad de salud competente nacional están las terapias florales y la masoterapia.