EE.UU. anunció “ejército espacial” para 2020

La Hora

Viernes 10 de agosto de 2018

Teniendo expresamente en la mira a sus rivales estratégicos, Rusia y China, el gobierno de Donald Trump anunció ayer la creación de la Fuerza Espacial de los Estados Unidos, similar al Cuerpo de Marines, con año establecido para su entrada en operaciones: 2020.

Así lo dejó en claro para su país y el mundo el vicepresidente, Mike Pence, siguiendo órdenes precisas de su mandatario, quien tras darse a conocer la tarea tuiteó: “Fuerza espacial en camino”. Después del anuncio, hecho en el Pentágono, el Departamento de Defensa envió los planes al Capitolio, sede del Poder Legislativo de EE.UU. para tramitar la propuesta.

La idea no es nueva, pues el 22 de junio de 2017 la lanzó un comité del propio Senado estadounidense, colocando tres años de plazo para implementarla. En la oportunidad, Trump no dijo nada y aparentemente dejó de lado la iniciativa hasta que la lanzo el 1 de mayo pasado y se concretó oficialmente ayer.

“Ha llegado el momento de escribir el próximo gran capítulo de la historia de nuestras fuerzas armadas, de prepararse para el próximo campo de batalla adonde se convocará a los mejores y más valientes estadounidenses para disuadir y vencer una nueva generación de amenazas a nuestra gente, a nuestra nación”, dijo Pence en un discurso en el Pentágono.

Agregó el vicepresidente que la fuerza independiente es esencial para contrarrestar el trabajo “agresivo” de China y Rusia en sus capacidades antisatélite.

Adicionalmente, la Casa Blanca emitió un comunicado: “El presidente Trump sabe que el espacio es parte integral de nuestra forma de vida y prosperidad económica en Estados Unidos, y es un dominio vital para la defensa nacional”.

Primer “enemigo”

La idea de Trump tendría un obstáculo internacional: el Tratado del Espacio Ultraterrestre, establecido por las Naciones Unidas en 1976, que prohibe la militarización más allá de las fronteras de la Tierra, incluso en la Luna y otros cuerpos celestes.

Dicho pacto tiene 103 países que lo firmaron y ratificaron, entre los cuales está Chile, mientras que 24 lo han suscrito, pero sin ratificación.