Eduardo Durán: “Los reos muy bien podrían trabajar desde sus centros de reclusión”

La Hora

Miércoles 22 de agosto de 2018

Como muy provechoso. Así califica el diputado de RN e integrante de la Comisión de Trabajo, Eduardo Durán, el proyecto de teletrabajo que hace un par de semanas firmó el Presidente Sebastián Piñera y que, entre otros puntos, permite que jefes y empleados pacten la posibilidad de laborar desde un lugar diferente a la oficina.

“Es muy provechoso para aquellas personas que actualmente están marginadas del mercado laboral. Me refiero a los adultos mayores, las personas con discapacidad, mujeres que por situaciones familiares no tienen acceso al empleo e incluso a las personas privadas de libertad. Los reos muy bien podrían trabajar desde sus centros de reclusión y así reinsertarse en la sociedad”, comenta Durán.

– ¿El trabajo a distancia es un beneficio para los empleados o una evolución para las empresas con ventajas y responsabilidades?

– Esto es paso a paso. No pensemos que los trabajadores que ingresen al mundo del teletrabajo van a tener una jornada permanente de lunes a viernes. Creo que se dará de forma progresiva, con días a la semana o con días al mes, pero con todos los derechos que han alcanzado y conquistado los trabajadores.

SEGURIDAD

El parlamentario agrega que, de acuerdo con el proyecto, el empleador, previo acuerdo con el trabajador, será quien diseñe los sistemas de control de la jornada laboral, considerando las 45 horas semanales actuales y las 10 horas de descanso mínimo diarias.

– ¿Considera que el teletrabajo representa ahorros para las empresas y costos para los trabajadores?

– El espíritu de este proyecto es que más personas puedan entrar al mercado laboral por este sistema de trabajo. Los empleadores que negocian un contrato de teletrabajo deben preocuparse de que sus trabajadores cuenten con materiales, iluminación, teléfono, conexión a internet y todas las condiciones necesarias para que puedan desempeñar bien sus funciones. Y para que no haya impactos negativos, todo debe ser formalizado por la ley, como se hace en Argentina y Colombia.

– ¿Qué debe ocurrir para que las empresas chilenas se abran al teletrabajo?

– Esta modalidad de empleo se encuentra disponible, lo que falta es que las empresas equipen los nuevos ‘lugares de trabajo’ con la infraestructura tecnológica necesaria para que el trabajo a distancias se convierta en una realidad.

– ¿A qué puntos del programa se les dará importancia?

– Al tema de la seguridad, por si ocurren accidentes en la casa y a las condiciones laborales para los trabajadores. El trabajo a distancia llegó para quedarse y por eso hay que regularlo.