Columna Alejandra Valle: Feminismo en Cetáceo

La Hora

Viernes 24 de agosto de 2018

Como diría Natalia Valdebenito, parece que tendremos que explicar en cetáceo de qué se trata el feminismo y qué defendemos cuando hablamos de violencia de género, una vez más. ¿Por qué lo digo? Por algunos comentarios que he leído esta semana tras el cruel asesinato del profesor Nibaldo Villegas, cuyo torso fue encontrado flotando en la bahía de Valparaíso, tras ser asesinado, mutilado y quemado por su ex mujer y la pareja actual de ésta.

 

¿Quién podría decir algo distinto a que este es un crimen macabro que merece el máximo castigo de la ley? Nadie. Ellos están confesos y procesados por parricidio y homicidio respectivamente.
Y bueno, los expertos en todo de las redes sociales, salieron preguntando, sin mucha reflexión. ¿Y dónde están las feministas ahora, dónde están las marchas por este asesinato? Si alguien cree que una marcha es necesaria, la Alameda es ancha para los movimientos sociales y si usted cree que hay que organizar una marcha, hágalo, nadie se lo va a impedir. ¿Pero por qué habría que hacer una marcha si la mujer se enfrenta a la pena más alta que podría tener una persona en nuestro sistema legal?
Una de las razones por las que este horrendo crimen no amerita una marcha, es porque tiene una pena justa. La violencia de género, en cambio, no. La violencia en el pololeo no está penada, dejando sin calificación femicidios como el de Gabriela Alcaíno y su madre, Carolina Donoso. Tampoco está penada la incitación al suicidio, ni el ciberacoso. Ni el acoso callejero, (excepto en las municipalidades de Recoleta, Macul y Las Condes). ¿Siguen creyendo que la violencia de género tiene que ver con este crimen del que estamos hablando?
La gente mala siempre va a existir y el género no tiene nada que ver. Pero la violencia hacia las mujeres es institucional y tiene siglos. Hemos ido conquistando espacios, pero nos faltan muchos aún. El día que alcancemos las demandas feministas, dejaremos de marchar. Ojalá no lo necesitáramos.