La dura lucha contra el racismo y la pobreza del goleador belga Romelu Lukaku

La Hora

Martes 10 de julio de 2018

El delantero, que se ha convertido en uno de los máximos goleadores del Mundial de Rusia, reveló parte de su vida en una reciente entrevista.

En el marco de una conversación realizada al medio The Players Tribune, el futbolista belga Romelu Lukaku contó detalles de su difícil infancia, producto de la complicada situación económica de su familia: “A los seis años me di cuenta que estábamos arruinados (…) Un día llegué a mi casa y vi a mi madre mezclando agua en una taza de leche del día anterior para mí. No teníamos dinero ni para comprar leche. No dije nada. Me tomé la taza y me marché. Me juré que no podía permitir que mi madre viviera así”.

El jugador asegura que no podía ver partidos emblemáticos por no tener televisión por cable.: “Recuerdo un día que llegué a la escuela y todo el mundo hablaba de la volea de Zidane en la final de la Champions. Yo no la había visto”, cuenta.

“Tampoco teníamos dinero para zapatos de fútbol, así que las tenía que compartir con mi padre. Cuando él volvía de entrenar me las dejaba y yo me iba a jugar”, recuerda Lukaku, haciendo mención a su padre, Roger Lukaku, quien jugaba en la segunda división belga.

Un día, Roger le dijo a su hijo que comenzó su carrera como futbolista a los 16 años. Eso lo inspiró para ponerse “como objetivo debutar a esa edad”, lo que consiguió al sumarse en el Anderlecht.

Sin embargo, en su niñez tuvo que enfrentar burlas de varias personas por su edad y el desarrollo de su cuerpo. “Cuando tenía 11 años hubo partidos que otros padres venían a decir que yo no podía jugar, que no tenía la edad que decía tener, que querían saber dónde había nacido. Yo les decía que era belga. No entendía nada”, relató..

Asimismo, tuvo que enfrentar problemas de racismo al ser parte de la selección de Bélgica. “Cuando las cosas iban bien, los periódicos hablaban de mí como Romelu Lukaku, el delantero belga. Cuando las cosas iban mal, era el delantero belga de origen congoleño”.

De todos modos, Lukaku ha logrado sobresalir a sus 25 años, llegando a convertirse en el máximo goleador de Bélgica con 37 goles en 69 partidos, además de figurar actualmente en el segundo lugar entre los goleadores del Mundial de Rusia 2018.