Nuevas colecciones y más visitas: La reinvención del Museo Precolombino

Emma Antón

Martes 05 de junio de 2018

En febrero esta institución rebajó sus entradas a menos de la mitad, logrando un aumento de sus visitantes.

En febrero de este año el Museo Precolombino decidió arriesgarse y hacer una apuesta inusual en una institución de carácter privado: rebajó, a menos de la mitad, el precio para ingresar a sus dependencias a chilenos y extranjeros residentes de nuestro país.

Carlos Aldunate, director del museo, explicó que el peligro de esta acción residía en que una parte importante de los ingresos de la institución proviene de lo recolectado de las entradas.

“Al ser un museo privado, no formamos parte de la Dibam y sólo una parte del financiamiento nuestro viene del Estado. La otra parte la tenemos que hacer nosotros, entonces lo que recaudamos por la entrada es muy importante para sostenernos”, detalló.

Desde la marcha blanca, los resultados han sido evidentes. En los primeros dos meses, el público que ingresó al museo aumentó en un 30%. “En un mes aumentó el público como en mil personas más, en comparación al año pasado”, agrega Aldunate.

“Antes de bajar los precios pensábamos que había falta de interés, pero obviamente no era eso, porque en las ocasiones en que había entrada liberada el museo se llenaba. No era falta de interés, era falta de recursos”, reflexiona el director del Precolombino.

La entrada pasó de $4.500 para chilenos y extranjeros residentes a sólo $1.000, mientras que el ingreso para estudiantes bajó de $2.000 a sólo $500.

museo precolombino 02

Colección

A diferencia de otros museos en Latinoamérica, el que se encuentra en la esquina de Compañía con Bandera, en pleno centro de Santiago, cuenta con una amplia colección de varias culturas precolombinas. No se enfoca sólo en un pueblo y esto le ha permitido ser reconocido internacionalmente por la diversidad que ofrece.

“Los museos de otros países están especializados en una cultura, y eso da la impresión de que las culturas son argentinas, peruanas, chilenas o bolivianas, lo que es un disparate. Estas culturas existieron cientos y miles de años antes de la creación de los límites políticos que tenemos ahora”, indica Aldunate.

Aldunate recomienda visitar dos imperdibles: la sala Chile antes de Chile y la Colección de Textiles. La primera “lleva un nombre muy interesante y muy bonito y que a la gente le despierta curiosidad: ‘¿Antes de Chile existió algo?’ Y la verdad es que sí”, cuenta. La segunda, en tanto, es la muestra de “uno de los mayores artes que tuvo América y que es muy desconocido, porque los textiles son muy difíciles de conservar. Se conservan solamente en las áreas muy secas y nosotros tenemos el desierto de Atacama y la costa del Perú, que es absolutamente desértica, sin lluvia, entonces ahí están en tumbas, lo que significa que estos textiles no han sido impactados por el sol que destruye también los tejidos”, señaló Aldunate.