Musulmanes chilenos cuentan cómo fue su Ramadán

La Hora

Viernes 15 de junio de 2018

El último censo reveló que alrededor de 3.300 personas siguen el Islam en nuestro país.
Por José Amigo Arias

Poco más de tres mil personas profesan el Islam en Chile. Yahia Silva es uno de ellos. Nacido en el centro de una familia católica no practicante, este hombre buscó durante toda su adolescencia una religión que respondiera a sus inquietudes, encontrando finalmente el Islam.

“Llegué después de los atentados de 2001, porque pensaba cómo había personas que eran capaces de inmolarse por Dios. Luego de estudiar, me di cuenta de que eso en realidad no era parte del Islam, que todos esos actos eran contrarios a las enseñanzas”, advierte quien fuese el primer chileno en terminar los estudios del Instituto de Lengua Árabe en Arabia Saudita.

Como parte de quienes profesan la religión musulmana, Silva mantuvo durante los últimos 29 días una dieta especial, con ayuno de sol a sol, debido al Ramadán, período de autopurificación espiritual que termina este viernes y sobre el que muchas veces, en el pasado, tuvo que dar explicaciones. “En mi ex trabajo pedía que me dejaran la comida para más tarde. Actualmente trabajo con gente de mi religión y es más fácil”, cuenta.

Hussein Rezuc también llegó al Islam por su propia iniciativa y no por una costumbre familiar. El actual estudiante en Arabia Saudita asegura que lo más difícil para los musulmanes en Chile es la comida. “Hay que poner atención en los ingredientes, pero en la familia, finalmente, todos saben más o menos lo que uno come o no. En cuanto a las oraciones diarias, también podría parecer raro cuando uno las hace en público, pero la gente debe creer que uno está haciendo yoga”, bromea.

Y Silva dice a modo de resumen: “La verdad es que no hemos tenido grandes problemas en Chile, porque mientras uno respete, a uno lo respetan. Eso es lo que hemos aprendido a hacer”.