El MIM busca acento extranjero para las vacaciones de invierno

Pedro Pablo Robledo

Domingo 10 de junio de 2018

Museo Interactivo Mirador quiere integrar a más trabajadores migrantes por su aporte intercultural.

En los tres años que el biólogo y profesor venezolano Christian Rodríguez (30) lleva en Chile, ha trabajado como garzón, copero, operario de call center y cajero.

Y en enero de este año, luego de conseguir su cédula de identidad, se convirtió en el primer facilitador extranjero del Museo Interactivo Mirador (MIM).

“Yo soy un mediador entre el público y fenómenos científicos. Realizamos talleres para mostrar que la ciencia no está aislada, sino que está en el día a día. Mi función principal es facilitar el proceso educativo mientras las personas se divierten y hacen ciencia”, explica Rodríguez.

“Yo conocía el MIM desde Venezuela, porque tiene mucho prestigio, es bastante reconocido en Latinoamérica, y era un sueño trabajar acá”, dice orgulloso.

Como él, otros diez inmigrantes trabajan en distintas labores en el MIM, por lo que el museo quiso aumentar el aporte de estos trabajadores para potenciar la atención durante las vacaciones de invierno. En 2017 durante esta época cerca de 90 mil personas visitaron el recinto de avenida Punta Arenas 6711, en La Granja.

El cupo de trabajo para estas vacaciones es de 66 cargos en total, entre ellos 45 de apoyo de servicios al visitante, 12 cajeros y tres choferes para el trencito que lleva público desde la entrada.

“Estamos abriendo las puertas a los extranjeros que vienen a construir sus nuevas vidas en nuestro país. Nos sumamos a la visión del Gobierno en cuanto al gran aporte que pueden hacer los inmigrantes con su trabajo, talento y cultura”, explicó la directora del MIM, Consuelo Valdés.