¿Dónde está la génesis del sexismo en la educación chilena?

La Hora

Domingo 10 de junio de 2018

Mejor formación de los docentes, revisión de los programas de estudio y del currículum “oculto” ayudarían, en parte, a superar las brechas.
Por Emma Antón y María E. Durán

El movimiento estudiantil feminista ha puesto en la agenda variados tópicos de interés nacional, siendo uno de los más destacados el fin de la educación sexista en Chile.

Sin embargo, el concepto muchas veces es tomado a la ligera, lo que impide distinguir las discriminaciones de género en nuestro propio sistema educativo.

María José Castro, subsecretaria de Educación Parvularia y presidenta de la Comisión por una Educación con Equidad de Género -que comenzó a trabajar la semana pasada- explica que “la educación sexista es aquella que discrimina por género” y que, en ese sentido, es lo que hoy tenemos en nuestro país.

“La discriminación por género significa que, particularmente las mujeres -aunque también se da en algunos casos respecto de los hombres-, se ven disminuidas en sus potencialidades producto de la educación que reciben y esas brechas son las que nosotros queremos enfrentar”, apunta la delegada ministerial.

Agrega que los resultados longitudinales prueban que las diferencias en la enseñanza se van produciendo “desde muy pequeños, desde el jardín infantil (…) y llegamos a la PSU donde vemos que niños y niñas, que tienen los mismos resultados académicos en el colegio, obtienen resultados muy dispares en matemáticas, por ejemplo”.

Para Alejandra Sepúlveda directora ejecutiva de Comunidad Mujer, la educación sexista no sólo influye en los desempeños académicos, sino también en las trayectorias laborales.

“Las matemáticas son un muy buen predictor de los ingresos futuros de las personas”, apunta.

Patricia Soto, académica del Departamento de Estudios Pedagógicos (DEP) de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la U. de Chile, agrega que “la manera en cómo se nos representa a futuro influye en la orientación vocacional, y esa diferencia es lo que provoca que las niñas no elijan carreras tecnológicas de punta”.

SESGOS OCULTOS

Como explica la subsecretaria Castro, “el tema cultural es tan fuerte que es difícil decir que hay un problema único” y, por eso, en el Ministerio de Educación buscan abordar hoy varios temas relevantes.

Para Soto el currículum es uno de ellos. La académica asegura que existe un currículum oficial por el que se guían los docentes, que incluye las directrices del Ministerio y que se conoce como currículum explícito.

“Pero resulta que existe otro, el llamado currículum oculto, que tiene que ver con las formas de socialización, de tratamiento de la materia, de organización del curso con el que se forman los docentes. Esto es lo que hace que el profesor se plantee frente a alumnas y alumnos de diferente forma: a las niñas se las verá más ligadas al ámbito familiar y a los niños como proveedores, lo que provocará que a ellos se les exija”, apunta.

Alejandra Sepúlveda añade que algunos estudios prueban que muchas veces los profesores también “tienen menores expectativas respecto al desempeño de las mujeres en matemáticas o ciencias” y eso también influye en las expectativas que ellas tienen respecto a sí mismas.

DOCENTES

Ligado a lo anterior, otro tema clave es el de la formación de los docentes. “Hay que educar mucho en estos aspectos inconscientes, el problema es que justamente no es intencional que se hagan estas distinciones. Por ejemplo, yo hago clases en la Universidad de Chile, donde formamos profesores de básica y media, y no se les educa en ese sentido de manera integral”, relata Soto.

La académica propone que la educación no sexista sea transversal a todas las clases que forman al futuro profesor: “La invisibilización de la mujer que se da en Ciencias se da también en Historia, Literatura y en otras áreas; si se intencionara este tipo de enseñanza se les abriría mucho los ojos a nuestros profesores”.

Pero la subsecretaria Castro añade que este no es sólo un tema de formación inicial y apunta a que hoy hay que hacer un fuerte trabajo en la educación continua de los profesores en temas de género.

TEXTOS

El material y herramientas que usan los profesores en sus clases también son vitales, como los textos de estudio. Según Sepúlveda, “los textos escolares siguen reproduciendo sesgos y estereotipos y esto se da, por ejemplo, cuando en los contenidos las mujeres no ocupan roles protagónicos o no son ellas los modelos de rol”.

A su juicio, “los textos escolares siempre hay que estarlos revisando, no es una tarea de un año, es algo que hay que hacer permanentemente porque la educación tiene que ir evolucionando con la sociedad”.