Fujimori vs. Fujimori: la guerra de hermanos que sacude a Perú

Claudia Maldonado

Jueves 07 de junio de 2018

Kenji fue suspendido como diputado a petición del partido que dirige su hermana Keiko.

El Congreso unicameral de Perú aprobó ayer la suspensión del diputado Kenji Fujimori por 58 votos a favor, 7 en contra y 19 abstenciones. La suspensión fue impulsada por el partido de su hermana Keiko, Fuerza Popular (derecha populista), con el objetivo de que la fiscalía pueda investigar a Kenji por los delitos de cohecho y tráfico de influencias, por haber supuestamente intentado comprar votos para evitar la destitución del presidente Pedro Pablo Kuczynski, quien renunció en marzo.

La noche del miércoles el Congreso ya había aprobado la suspensión, pero la decisión fue anulada debido a irregularidades en la votación.

“Quiero dirigirme a mi hermana Keiko y decirle: bueno, felicitaciones, aquí tienes mi cabeza en bandeja”, dijo Kenji tras la votación del miércoles. “Lo que se ha vivido hoy ha sido totalmente nauseabundo”, agregó.

Esta suspensión es el último capítulo de un largo drama protagonizado por dos hermanos que se disputan la herencia política de su padre, el controvertido ex presidente Alberto Fujimori, quien gobernó Perú entre 1990 y 2000, incluyendo un autogolpe de Estado en 1992. Fujimori goza de popularidad porque su gobierno acabó con el terrorismo de Sendero Luminoso y con la hiperinflación.

El quiebre

Keiko (43), quien fuera primera dama de su padre desde que tenía 18 años, y Kenji (38), el menor de los cuatro hermanos Fujimori, han sido rivales políticos desde hace años, pero el quiebre se produjo el 21 de diciembre del año pasado.

En esa fecha Kenji lideró a 10 legisladores fujimoristas que, desoyendo la orden del partido, se abstuvieron en una votación y evitaron que Kuczynski fuera destituido por sus supuestos lazos irregulares con la empresa brasileña Odebrecht.

Tres días después, Kuczynski indultó al ex presidente Fujimori, quien cumplía una condena de 25 años de prisión por crímenes contra la humanidad y por corrupción durante su gobierno.

El indulto fue interpretado como un triunfo personal de Kenji y algunos analistas aseguran que la ex primera dama no intentó lograr que su padre saliera de la cárcel porque temía que le disputara el liderazgo político.

Kenji-Fujimori-Keiko-Fujimori-Ideeleradio-2-Foto-Facebook-Keiko-Sofia-Fujimori-Higuchi-

Perder y ganar

Kenji colaboró con Keiko en 2011 para crear el partido Fuerza Popular, con el cual ella se postuló dos veces a la presidencia, ese año y en 2016, perdiendo en balotajes ante Ollanta Humala y Kuczynski. Por el mismo partido Kenji postuló al Congreso y ganó con la más alta mayoría en ambas elecciones.

Pero el diputado se retiró del partido en marzo pasado, después de que un responsable de Odebrecht revelara que había aportado 1,2 millones de dólares a la campaña de Keiko en 2011.

Kenji denunció entonces que el partido ya no tenía “autoridad moral” y sugirió que planeaba crear uno propio para respaldar sus ambiciones presidenciales.

Pocos días después, un diputado de Fuerza Popular, que tiene mayoría en el Congreso, presentó una denuncia contra Kenji, acusándolo de intentar comprar votos para evitar la destitución del presidente en diciembre. La denuncia fue sustentada con un video grabado clandestinamente, cuya difusión condujo a la renuncia de Kuczynski, algo que Keiko buscaba desde hacía tiempo.

Dos presidenciables

Esa acusación, que llevó a la suspensión de Kenji, también incluye un pedido de destitución del diputado, algo que ayer no fue votado en el Congreso.

Si el menor de los Fujimori es destituido no podrá presentarse como candidato en las elecciones presidenciales de 2021, en las que sin duda se presentará Keiko. Pero si no lo destituyen, en tres años más es probable que la contienda electoral sea Fujimori versus Fujimori.