¿Por qué comes más cuando estás triste o angustiado?

La Hora

Sábado 30 de junio de 2018

Quedarse acostado en la cama, pero comiendo, suele ser una práctica recurrente en momentos de tristeza. 

Si eres de las personas que se quedan mirando una película y comiendo algo rico, cuando pasan por momentos complicados, acá puedes encontrar la explicación.

Probablemente esta imagen ya la viste en muchas cintas, pero esta vía de escape ya tiene una razón. Son los ingleses quienes llaman a esta situación como emocional eating.

Los propios especialistas, explicaron a BBC Mundo que detrás de ese hábito puede haber una relación poco saludable con la comida, cuyo origen no está en los genes sino que se establece en la infancia temprana.

Según la principal hipótesis de un estudio de la University College de Londres, se concluyó que el ambiente familiar es la principal causa del desarrollo de ese “apetito emocional”.

Desde la investigación, publicada en la revista especializada Pediatric Obesity, se sugiere que el comportamiento parental está detrás de algunos de estos comportamientos aprendidos. Incluso, entre las prácticas que pueden ser contraproducentes está la de consolar a un niño disgustado dándole su comida o dulce favorito o comer habitualmente en un ambiente de estrés en la mesa, según los autores del estudio.

Así, esta práctica puede ser trabajada desde la familia y que la comida no sea la solución para los momentos de tristeza.