¿Por qué los chilenos gastan tanto en videojuegos?

Gabriel Arce

Martes 22 de mayo de 2018

Desarrolladores explican que la industria incita a consumir contenido descargable, lo que a su vez, ha impulsado a la industria nacional.

La industria de los videojuegos, que era un negocio pujante en los noventa, hoy es un buque que mueve millones: en 2017, la consultora internacional Newzoo estimó que los chilenos gastaron 181 millones de dólares en entretenimiento digital.

Si bien el país se encuentra recién en el puesto 44 del mundo en cuanto a consumo, el desglose per cápita de esa cifra es cuantiosa. Un mexicano o brasileño, representantes de las dos mayores potencias latinoamericanas, gastan 10 y 6 dólares ($6.365 a $3.819) por habitante respectivamente. En Chile, sin embargo, el gasto llega a 11 dólares ($7 mil) por persona.

¿Qué hace que los chilenos vacíen sus billeteras para disfrutar del entretenimiento virtual? Personajes del gremio explican la causa.

“En 2007, por ejemplo, las personas compraban la caja con el juego físico. Eso cambió, ahora el mercado se enfoca en lo virtual”, dice Alejandro Woywood, fundador en 2010 de la Asociación Chilena de Desarrolladores de Videojuegos (Video Games Chile).

Para Woywood, la razón de que los chilenos gasten tanto dinero en videojuegos tiene que ver con la nueva tendencia de la industria. “Es parecido al fenómeno de las tarjetas coleccionables de los álbumes. Ahora no solo te venden el juego, sino que después tienes que acceder a los contenidos descargables (DLC’s). Set de personajes nuevos, elementos exclusivos. En el fondo, te tratan como si fueras un coleccionista”, explica.

Precursores

La nueva dinámica no solo disparó el consumo, sino que también a la industria interna. “Cuando comencé eran 8 empresas chilenas desarrolladoras, ahora son cerca de 44”, dice el ingeniero.

De acuerdo a datos emitidos por la propia agrupación, los productos de factura nacional movieron US$5,8 millones en 2017. “Esa cifra de seguro se queda corta. Lo que pasa es que la venta del producto se terceriza. Los montos sondeados no terminan siendo los reales”, comenta por su parte Pablo Rojas, quien fue uno de los precursores de la primer y única carrera especializada en impartir el tema: la ingeniería en desarrollo de videojuegos y realidad virtual, que nació en la Universidad de Talca en 2016.

“El futuro es más que prometedor. Nuestro cupo en la universidad es actualmente de 50 alumnos, pero tenemos estudiantes desde Arica hasta Puerto Aysén. Incluso firmamos un convenio con la Universidad de Girona, España, y a mediados de año recibiremos los primeros estudiantes europeos. También tenemos a un mexicano, un peruano y dos venezolanos. Ellos vinieron porque en sus países no hay carreras de ingeniería de este tipo”, comenta Rojas.

“La gente disfruta de los videojuegos porque ya no son solo entretenimiento. Desarrollarlo necesita desde ingenieros hasta sociólogos. Requiere un trabajo de diseño para que enganchen y artístico para que emocionen. En Chile ya estamos súper bien preparados técnicamente para lograr eso”, cierra uno de los directores de la carrera.