Avance científico: según estudio la leucemia infantil se podrá prevenir

María Eugenia Durán

Martes 22 de mayo de 2018

Según estudio, la exposición a una infección podría activar mutaciones genéticas, lo que podría darse más en niños con infancias “limpias”.

La leucemia linfoblástica aguda (LLA) es el tipo de cáncer más común entre los niños en el mundo. Aunque puede aparecer a cualquier edad, es más común entre los 2 y 6 años de vida. Según datos de la Organización Panamericana de Salud (OPS), la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile y la Fundación Nuestros Hijos, en Chile se diagnostican entre 440 y 590 casos nuevos cada año.

Por esto los avances, tanto en el diagnóstico como en el tratamiento de esta enfermedad, son tan importantes. Aunque, ahora podría sumarse una nueva dimensión: la prevención.

Esto luego de que un grupo de investigadores británicos publicara el resultado de sus estudios de 40 años con una conclusión revolucionaria: la leucemia infantil se podría prevenir en el futuro.

Dos fases

Hasta ahora el trabajo de Mel Greaves, director del Centro de Evolución y Cáncer del Instituto de Investigación del Cáncer de Londres, había conseguido reducir la tasa de mortalidad de esta enfermedad en niños al 10%, pero faltaba saber cuáles son las causas que provocan este mal y cómo trabajar en la posible prevención.

Justamente a esto se refiere el último estudio publicado en la revista especializada Nature Reviews Cancer.

Según dicho informe, la enfermedad se desarrolla en “un proceso de dos pasos”, que incluye una mutación genética inicial, presente desde el útero. Según la investigación, este primer paso “implica una mutación genética que ocurre en el feto antes del nacimiento y que predispone a los niños a la leucemia”, si bien sólo un 1% de los que nacen con esta predisposición desarrollan después la enfermedad.

La segunda fase es la exposición posterior del niño a una infección que activa las mutaciones. “La investigación sugiere enfáticamente que la leucemia linfoblástica aguda tiene una causa biológica clara y es desencadenada por una variedad de infecciones en niños predispuestos cuyo sistema inmunológico no ha sido adecuadamente preparado. También destruye algunos mitos persistentes sobre las causas de la leucemia, como las afirmaciones de que la enfermedad suele ser causada por la exposición a ondas electromagnéticas o la contaminación”, explica que investigador en el artículo de Nature Reviews Cancer.

Pero quizá lo más importante es que la investigación abre una importante perspectiva de prevención para este mal. “La implicación más importante es que la mayoría de los casos de leucemia infantil pueden prevenirse. Podría hacerse de la misma manera que actualmente se está considerando para las enfermedades autoinmunes o las alergias, quizá con intervenciones simples y seguras para exponer a los bebés a una variedad de ‘bichos’ comunes e inofensivos”, aseguran.

De acuerdo a Greaves, la vulnerabilidad de algunos niños a esas infecciones, provocadas por virus o bacterias, se debería a la baja exposición a microbios en sus primeros meses de vida. Esto, según el especialista, se da principalmente “en niños que tuvieron infancias ‘limpias’ en su primer año de vida, sin demasiada interacción con otros niños”.

Según de Greaves, la LLA “es una paradoja del progreso en las sociedades modernas”, pues “la falta de exposición a los microbios en la primera infancia desemboca en una disfunción del sistema inmunológico”.