El sueño de la Fórmula 1 de Benjamín Hites

La Hora

Lunes 23 de abril de 2018

Con apenas 18 años, el piloto se proyecta como una de las promesas del automovilismo nacional y asegura tener grandes expectativas para su futuro.

Enrique Moreno Silva, desde Codegua

Los 220 kilómetros por hora que alcanza el auto de Benjamín Hites asustan. Es adrenalina pura que supera al mejor juego de Fantasilandia. Las curvas se avistan encima, pero para el piloto el tiempo es oro, por lo que espera hasta el último segundo para frenar.

Más aún: no termina de recorrer por completo la curva cuando vuelve a apretar el acelerador. Y eso que está lejos de los 318 kilómetros por hora que puede alcanzar en una competencia. “Uno siente miedo cuando pierde el control del auto, pero al final está la adrenalina que a mí me gusta mucho, llevar al límite al auto y a mí mismo”, señala Hites.

En una exhibición para la prensa, el piloto nacional de 18 años permitió a los periodistas acompañarlo como copilotos en una vuelta por el Autódromo de Codegua. Son más de cinco horas de atención a los medios sin que la buena disposición cambie, porque Hites entiende que, en esta etapa de su carrera, necesita mostrar lo que hace.

Marcos Hites, padre de Benjamín, empresario y coleccionista de autos, está presente en todo momento junto a su hijo en la pista. Los autos lo apasionan, por lo que tuvo directa inferencia en el comienzo de su hijo en el mundo tuerca. “Siempre me han gustado los autos, pero nunca a nivel de competencia. Y a él desde chiquitito le gustó la competencia, el ser piloto. Y cuando anduvo en un karting lo hizo súper bien a los cuatro años, entonces tenía una facilidad innata. Ahí dije ‘este niño es para karting’”, rememora el Hites mayor.

benjamin hites

Pero ese no sería más que el comienzo de un ascenso vertiginoso. Actualmente se encuentra compitiendo en el Top Races Series en Argentina y en el Ferrari Challenge en Estados Unidos, donde se ganó el apodo de Amazing Kid por sus buenos resultados.

En Argentina ya está disputando su segunda temporada, donde ha sacado lecciones que le han servido en su estilo de conducción.

“De Argentina la experiencia que tomé es la agresividad con la que manejan ellos y apliqué ese mismo método de manejo en Estados Unidos. Los estadounidenses no son tan agresivos, entonces eso me da una ventaja tremenda contra ellos”, asegura.

Al dar el diagnóstico de por qué su caso es la excepción y no la regla, el piloto es enfático. “En Chile el karting es muy competitivo, hay muchos pilotos buenos, pero hasta ahí se queda. No hay más categorías importantes de autos carrozados, en cambio en Argentina hay el triple de pilotos, es todo muy profesional, entonces ser argentino significa que es mucho más fácil surgir en el automovilismo. Acá falta más apoyo del gobierno”, sostuvo el piloto.

Finalmente, a la hora de pensar en el techo de su carrera, las expectativas de Hites dan muestra de su hambre deportiva. “Quiero llegar a la DTM, que es como la Fórmula 1 de los autos carrozados, y pasar de la DTM a la Fórmula 1. Es un sueño”.