El Día de la Cocina Chilena

Consuelo Goeppinger

Jueves 12 de abril de 2018

Siempre que se habla de la gastronomía nacional, se menciona el pastel de choclo, la empanada, los porotos con riendas y el charquicán. Pero lo cierto es que la cocina chilena es mucho más que eso, con preparaciones que cambian de acuerdo a su ubicación geográfica, usos sociales y entorno.

Así, por ejemplo, los platos antes mencionados se relacionan con una cocina campesina, proveniente de la zona central de Chile. Pero también existe una gastronomía marina, que cambia de norte a sur, al igual que los pescados y mariscos disponibles en cada lugar e incluye desde los famosos chupes de jaiba hasta un crujiente congrio frito.

¿Una calapurca o una suculenta patasca podrían considerarse preparaciones chilenas? Por supuesto que sí, son platos de influencia aymara, típicos del norte grande, que se pueden encontrar tanto en mercados citadinos, como en el altiplano o el desierto.

La cocina chilota es otra de las que componen el mapa gastronómico nacional, que se nutre de una despensa excepcional, sobre todo marina, con exponentes como el famoso curanto o la cazuela de cordero con luche. Al igual que la mapuche, que incorpora piñones, chasku -una suerte de tomillo salvaje- y mudai -una bebida fermentada.

Hay una cocina patagónica, otra de origen más callejero, como los completos y sopaipillas, y así podríamos seguir enumerando una decena de ellas.

A todas estas se les rendirá un homenaje este domingo 15 de abril en el Día de la Cocina Chilena, una fecha instaurada por el gobierno en 2009 y que se celebrará en todo Chile. En Santiago, una de las fiestas más concurridas la hará la corporación Pebre en Plaza Yungay, donde se lanzará el libro Geografía Gastronómica de Chile, que recopila crónicas culinarias del folclorista Oreste Plath, para luego degustar un sabroso charquicán y sopaipillas junto a una cañita de tinto. El evento se realizará a partir de las 11.30 horas y la entrada es gratuita.