Pablo Báez, corredor chileno: "Mi cábala antes de las carreras es comerme dos completos"

Luis Valenzuela

Martes 06 de marzo de 2018

El corredor de Los Andes presume de resultados, pese a que no se ajusta a los parámetros de alimentación y equipamiento.

La última semana de enero Pablo Báez (32), corredor oriundo de Los Andes, visitó Pucón junto a su familia. Disfrutó del paisaje, pero no perdió el tiempo. El sábado 28 ganó la primera fecha del climbing tour, prueba de 25 kilómetros en el Volcán Villarrica, y un día después repitió la gracia en un trazado de 15 en el Santuario El Cañi, no muy lejos de ahí.

Lejos de ser una proeza, ese nivel de esfuerzo está dentro de su rutina. A la semana, su carga es de unos 150 kilómetros. “No le hago el quite a las carreras, aunque estén cercanas en el tiempo”, dice el corredor, quien combina competencias de trail y running.

Desde 2014, Báez entrena en doble turno en los cerros de su comuna pese a que se traslada a diario al paso Los Libertadores, donde trabaja en la agencia de aduana. “Antes jugaba a la pelota y sí, destacaba porque tenía bastante resistencia. Hay diferentes biotipos y el mío se adapta bien a este deporte. Partí con una carrera de cinco kilómetros en San Esteban y me sentí muy bien”, cuenta el deportista.

Sus buenos resultados tuvieron premio el año pasado, cuando la Federación de Atletismo de Chile lo incluyó en la preselección de trail-running. Tras superar el selectivo, en el sudamericano de noviembre en Villa La Angostura, en Argentina, se tituló campeón junto al equipo nacional.

“Con el tema del viaje, pasé varios días sin correr. Así que en esa carrera estaba como un perro enjaulado, salí a correr endemoniado”, cuenta el andino, quien remató cuarto en la competencia individual 15K.

Ese hito, cuenta, elevó su expectativa y alivió su billetera. “Muchas veces, por un tema de recursos, he tenido que priorizar los pasajes y la inscripción antes que la comida. A veces he tenido que pedir días sin goce de sueldo, es complicado. Por suerte ahora eso está cambiando, estoy recibiendo invitaciones”, dice el deportista, quien este domingo participará en la primera fecha del Salomon Trail Challenge en la Viña Matetic.

-¿Cómo has podido cuidar tu alimentación?
-Soy lo más sencillo posible. Trato de comer sano, harta fruta. La que me da mejores beneficios. Pero no sigo una pauta. Lo que no falta es que la noche previa a una carrera me como dos completos, es mi cábala.

-¿Qué opinan tus pares de ese hábito?
-Lo saben, creo que lo he comentado, pero yo me paro de igual a igual. Tampoco tengo las mejores zapatillas, utilizo unas de cuarenta mil pesos. Mi receta es prepararme muy bien, esa es la clave de todo.

-¿Con la hidratación eres más quisquilloso?
-Solo si es muy larga, me paro a tomar agua. Una carrera de 15 kilómetros la puedo terminar perfectamente sin necesidad de detenerme. Eso sí, el día anterior trato de tomar dos litros de agua.

Se apareció marzo

Bajo la supervisión del corredor del ejército Samuel Morales, Báez planea incrementar su carga semanal a 600 kilómetros como preparación para los 42 K del sudamericano y los 50 K en la Ultra Fiord que se realiza en la Patagonia. “No le tengo miedo a esas distancias”, dice.

-¿Qué le recomiendas a los corredores que quieren subir de distancia?
-Es bueno ser consciente de las limitaciones del cuerpo. Todo es dedicación y trabajo.