Las técnicas para estudiar y trabajar al mismo tiempo sin morir en el intento

La Hora

Lunes 12 de marzo de 2018

Dos estudiantes que siguen carreras vespertinas entregan sus claves para hacer las dos actividades de forma paralela.

marioly estudiante

Marioly pasó sus ramos

Después de haber pasado por kinesiología y técnico en enfermería, Marioly Candia (30) ingresó a administración. Corría el año 2010 y cuando pensaba que por fin había encontrado la carrera correcta, quedó embarazada. “En ese tiempo trabajaba y estudiaba entonces se me hizo complicado hacer las dos cosas al mismo tiempo, por eso decidí congelar. Pasé varios años trabajando, muy centrada en eso y en la maternidad, pero me di cuenta que necesitaba tener un título para tener un respaldo para la educación de mi hijo”, cuenta.

Entró el año pasado nuevamente a administración, pero esta vez en Duoc UC sede Alameda, en el Programa Ejecutivo Vespertino (PEV) para compatibilizar los estudios con el mundo laboral. “Llevo un año y pasé todos mis ramos sin problemas”, dice.

Trabaja por turnos y tiene libre dos días a la semana. A Duoc UC voy tres días a ramos presenciales y otros los hace vía online. “Mi satisfacción es que no le debo un peso a nadie y no estoy endeudada”, aclara.

luis estudiante

Luis no se rindió

Al egresar de técnico en enfermería Luis Rojas (26) se dio cuenta que su vocación no iba por el área de la salud, como pensaba él y su familia, e ingresó a Recursos Humanos.

Hoy se encuentra en el último año de esta carrera vespertina en el Instituto Profesional Esucomex. pero además está inserto en el mundo laboral. “Trabajo desde los 19 años y desde el principio he postulado a todas las becas que me han ofrecido en las casas de estudio. Como estos beneficios no cubren por completo el arancel decidí trabajar para pagar el resto. Mi idea era evitar el crédito para quedar sin deudas”, explica este joven.

Primero pasó por un call center, pero ahora se desempeña en una empresa de reclutamiento, así aprovechará de hacer la práctica en el mismo lugar. “Al comienzo me estresé y pensé en tirar la esponja, pero después me di ánimo al pensar en mi futuro y en lo que quería lograr. Es común que a final de año no quieras más guerra, pero lo puedes lograr si defines bien los tiempos”.

Ser metódico y dejar el carrete

Marioly asegura ser matea y metódica, repasa los ramos todos los días, toma muchos apuntes en clases y cuando llega a su casa baja el material que sube a la web el profesor y lo pasa en limpio. “Además me preparo mucho para los primeros exámenes, así me puedo relajar un poco más en los siguientes”, afirma.

Una de las primeras medidas que tomó Luis fue dejar de lado el carrete. “Hay que tener en cuenta que los fines de semana sí o sí me dedico a los trabajos y a repasar las materias. La organización es lo principal en esto”, dice.