Hospital de La Florida es el lugar donde las mamás más piden la placenta

Carola Julio

Jueves 22 de marzo de 2018

Aumentan solicitudes para llevarse este material orgánico.

Un segundo nacimiento. El desprendimiento de la placenta en la cosmovisión andina es eso: el nacimiento de la madre después del nacimiento de su hijo.

Desde agosto del año pasado, el Ministerio de Salud aprobó una norma técnica según la cual las mujeres que tras un parto quieran llevarse su placenta tengan todas las facilidades para hacerlo.

El tema fue puesto en el tapete en 2016 con una polémica acerca de si comerse la placenta era saludable o no. Fue la actriz de teleseries Josefina Montané quien declaró que lo había hecho. Hasta hace no mucho se esgrimían y aceptaban solo razones religiosas para hacer esta solicitud, pero con el decreto 208 ya no hace falta aducir ninguna razón especial. Los centros de salud deben entregar este material orgánico, excepto cuando existen impedimentos relacionados con la salud pública (por ejemplo, si la madre sufre VIH o hepatitis).

Desde agosto de 2017, cuando entró en vigencia el decreto, se han cursado alrededor de 200 solicitudes de placenta, según La Hora pudo averiguar a través de una serie de peticiones de Transparencia. Y de acuerdo a los datos recabados, hay tres centros asistenciales que concentran la mayor cantidad de pedidos: el Hospital de La Florida, en la Región Metropolitana; el Van Buren, en la de Valparaíso, y el de Osorno, en la de Los Lagos.

Con 61 peticiones hasta la fecha, el Hospital de La Florida destaca a nivel nacional como el centro médico con más solicitudes. Esto, según el equipo médico del recinto, se relaciona directamente con la sala de parto integral respetado que funciona allí desde 2015. En esta sala, que cuenta con comodidades como jacuzzi, luz y música tenue, las mujeres pueden optar por la modalidad de parto que prefieran, siempre y cuando no haya riesgos médicos.

placenta

El ginecólogo Christian Figueroa, Jefe del Centro de Responsabilidad de la Mujer del Hospital de La Florida, sostiene que la clave del éxito de esta sala es el respeto y la atención centrada en la mujer.

“Hace algunos años el Ministerio de Salud autorizó la entrega de la placenta a las pacientes que tenían origen indígena, pues muchos de ellos tienen un ritual y completan el parto con el entierro de la placenta. Pero nosotros nos dimos cuenta que no todas las mujeres que pedían la placenta eran de origen indígena”, dice Figueroa.

Otra de las opciones que ofrece este hospital es llevarse una impresión de la placenta, la que se obtiene al presionar este material orgánico contra una goma eva. El resultado es una especie de árbol que las familias se llevan como recuerdo.

“Te puedo asegurar que son pocas las pacientes que se comen la placenta”, remata el médico.placenta 2

En el congelador

Daniela Millaleo es una de las madres que pidió su placenta en el Hospital de La Florida. “Me la pasaron congelada; tuve que firmar algunos papeles, pero todo fue bastante rápido”, recuerda.

“Yo necesitaba tener a mi hija en un parto integral, en un parto humanizado, que me pasaran la placenta y que respetaran mis creencias”, afirma.

Ella es de origen mapuche y su intención es hacer una ceremonia en la que enterrará esos restos. Luego dejará pasar un tiempo y plantará en el mismo sitio un árbol y algunas hierbas medicinales. Cuando su hija sea mayor la idea es que busque sus remedios ahí mismo.

Hospitales “placenteros”
*En base a las peticiones de Transparencia resueltas hasta esta fecha, en todo el país.

61 La Florida, R. Metropolitana
30 C. Van Buren, R. de Valparaíso
18 Osorno, R. de Los Lagos
15 Las Higueras, R. del Biobío