La tecnología que revela las ciudades escondidas

Cecilia Rivera

Domingo 18 de febrero de 2018

Técnica que crea imágenes 3D desveló edificios que están ocultos en densos bosques en Guatemala y México.

Una revolucionaria técnica de exploración que parece sacada de una película de ciencia ficción ha permitido revelar los secretos de mega ciudades antiguas que permanecían ocultas y que han despertado el interés mundial.

Se trata del sistema Detección por Luz y Distancia (LiDar, por sus siglas en inglés), un dispositivo que desde el aire escanea la superficie de la tierra con un láser que integra la geolocalización satelital (GPS) y permite crear imágenes tridimensionales (3D) en alta definición de la zona.

El mapeo láser detecta objetos ocultos incluso bajo una densa vegetación y en zonas de difícil acceso. En los últimos días, esta herramienta ha permitido sacar a la luz el hallazgo de dos ciudades precolombinas en Guatemala y México.

Urbe maya

Una gigantesca ciudad maya de 2.100 kilómetros cuadrados compuesta por unos 60 mil edificios fue descubierta en el departamento guatemalteco de Petén. Casas, centros ceremoniales, palacios, tumbas, grandes plazas y pirámides son parte de las estructuras que habrían albergado a unos diez millones de personas.

Si bien se conocía la existencia de esta enorme urbe, la tecnología LiDar permitió determinar su magnitud y reveló nuevos antecedentes sobre los mayas, civilización que se desarrolló principalmente en América Central en torno a los años 1000 a.C y 900 d.C.

Así, los arqueólogos a cargo del hallazgo dado a conocer por la Fundación Patrimonio Cultural y Natural Maya (Pacunam) determinaron que la enmarañada red de carreteras y canales de drenaje demuestran que los mayas eran una civilización “más compleja e interconectada” de lo que se conocía hasta ahora.

5

Angamuco

Otro interesante descubrimiento es la ciudad de Angamuco, en Morelia, capital del estado mexicano de Michoacán. Se trata de una zona arqueológica de 26 kilómetros cuadrados que estuvo varios siglos bajo tierra.

Los arqueólogos lograron determinar que tiene cerca de 40 mil edificios “que es la misma cantidad de edificios que hay en la isla de Manhattan”, dijo a The Guardian el arqueólogo Chris Fisher, de la Universidad Estatal de Colorado (EE.UU.). Manhattan, eso sí, tiene más del doble de superficie (59 kilómetros cuadrados).

La ciudad perteneció a los purépecha, enemigos del imperio azteca y la civilización mayoritaria en el centro de México a principios del siglo 16. Tenían una capital llamada Tzintzuntzan al borde del lago Pátzcuaro, donde aún viven algunos descendientes, pero Angamuco tiene el doble de tamaño.

“Era una ciudad muy extensa, de gran importancia ceremonial, muy compleja arquitectónicamente y muy densamente poblada”, señaló Fisher. La urbe tenía unos 100 mil habitantes entre los años 1000 y 1350 d. C. y, de comprobarse los hallazgos, sería “la ciudad de México más grande conocida hasta ahora durante ese periodo”, precisó Fisher.

Fue descubierta en 2017 y desde que comenzó a ser estudiada con LiDar (2011), las imágenes dan cuenta de pirámides, caminos, pozos y viviendas antiguas. Angamuco tiene una estructura inusual, ya que las plazas abiertas y las pirámides están situadas en los bordes de la ciudad y no en el centro, como suele ser en las grandes urbes.

“Esta tecnología está transformando la arqueología. Hay otras 30 ruinas en Mesoamérica que están siendo analizadas y de las que podremos saber más con estas técnicas”, subrayó Fisher.