Lanzan campaña contra la pornografía con cámaras ocultas

Cecilia Rivera

Martes 07 de noviembre de 2017

Imágenes de mujeres tomadas en lugares públicos sin su consentimiento son publicadas en sitios web con contenido erótico. Policía de Corea del Sur intenta frenar este delito.

El uso de cámaras ocultas en probadores de tiendas, baños públicos o habitaciones de hotel para fotografiar o grabar actividades íntimas, principalmente de mujeres, se ha vuelto un grave problema en Corea del Sur. Los registros son subidos a páginas web con contenido erótico.

Bajarse los pantalones para orinar o levantarse de la cama en ropa interior son escenas compartidas por millones de usuarios surcoreanos. Es lo que las autoridades han denominado como pornografía con cámara oculta y ha obligado a planificar diversas estrategias para frenar el fenómeno. En Seúl, por ejemplo, hay un escuadrón especial que inspecciona los baños públicos para buscar cámaras escondidas.

Hacer videos pornográficos con cámaras ocultas se penaliza con hasta cinco años de cárcel en Corea del Sur, pero es muy difícil perseguir a los autores, ya que utilizan nombres falsos o seudónimos para subir las imágenes a internet. Por ello, las autoridades ahora apuntan a los consumidores de este tipo de material. Recientemente, la policía surcoreana lanzó una campaña para disuadir a los usuarios de ver fotos o videos de mujeres que han sido tomados sin su consentimiento.

Se trata de videos falsos agregados a sitios web en los que se comparten archivos, los que han sido descargados por miles de usuarios que creen que se trata de imágenes pornográficas tomadas con cámaras ocultas.

En uno de los videos, las primeras imágenes muestran las piernas de una mujer vistas desde abajo mientras sube una escalera mecánica y a una mujer en el probador de una tienda. Hasta ahí parece un video como el que suele compartirse en los sitios eróticos.

Sin embargo, la mujer en el vestidor se transforma en una imagen aterradora cuando, imitando una escena de la película El aro, fija su mirada en la cámara que supuestamente la está grabando. Así, la escena da la impresión de que la mujer mira al usuario al otro lado de la pantalla de su computador.

El video se compone de varias imágenes como esta, las que incluyen un texto que dice “podrías ser uno de los que la empujan al suicidio” y la advertencia de que la policía está supervisando el sitio web y, por ende, a la persona que ve el video.

Otras medidas

La campaña de la policía se suma a varias iniciativas que, desde hace años, intentan frenar este tipo de delitos. Según la BBC, el año pasado el gobierno surcoreano elaboró afiches que muestran a un hombre tomándole fotografías a una mujer por debajo de la falda en una escalera mecánica. La imagen, que fue pegada en lugares públicos, incluía la frase “prohibido tomar fotografías”.

Además, algunos fabricantes de teléfonos móviles han incluido una especie de alarma en el obturador de la cámara, la que se activa cada vez que se abre. La idea es disuadir a quienes deseen tomar fotos al nivel de las faldas de las mujeres.