Veteranos en duda

Julio Salviat

Domingo 29 de octubre de 2017

Que un arquero se desempeñe en competencias de alto nivel con más de 35 años de edad no constituye sorpresa. Al revés, los guardavallas logran su mejor rendimiento cuando pasan de los 30 y sólo necesitan una vida ordenada y una preparación metódica para mantenerse en el puesto.

Al italiano Gianluigi Buffon le faltan tres meses para cumplir los 40, está en plena actividad y fue reconocido como el mejor del mundo en los últimos 25 años. El colombiano Farid Mondragón jugó en el último Mundial, en Brasil, con 43 cumplidos. El inglés Peter Shilton estuvo en Italia 90 con 44 en el carnet. Lo que resulta menos comprensible es que jugadores que superan holgadamente la treintena sigan brillando como en sus años mozos. Y eso está ocurriendo -no sabemos si para aplaudir o lamentar- en la competencia chilena.

Colo Colo se afirma futbolísticamente en cuatro pilares: el central Julio Barroso (34), los volantes Jaime Valdés (38) y Jorge Valdivia (34) y el delantero Esteban Paredes (37). En la “U” todos esperan que ingrese David Pizarro (38) para que arregle los entuertos del equipo. Y la capacidad goleadora de los azules está dependiendo en demasía de Mauricio Pinilla (34).

Unión Española empezó a convertir más de un tanto por partido cuando ingresó Gustavo Canales (35), mientras Iquique también depende mucho de la capacidad goleadora de Manuel Villalobos (37). ¿Qué sería de Deportes Temuco sin la marca eficiente de Miguel Aceval (34) y la conducción sabia de Cristián Canío (36)? Algo similar ocurre con José Rojas (34) y Braulio Leal (36), que son como espejos de los anteriores -por juego y edades- en San Luis.

A todos ellos y a varios más de la misma condición se les aplaude por su perseverancia. Pero abren un par de dudas: ¿lucirían igual en otra competencia?… ¿destacan porque son muy buenos o porque el nivel es muy bajo?