Yasmani Acosta: El gigante de la lucha no tiene beca y trabaja de madrugada

Luis Valenzuela

Martes 12 de septiembre de 2017

Pese a su tercer lugar en el mundial de Francia, el luchador que compite por Chile no puede acceder al programa Proddar mientras no reciba la nacionalidad por gracia.

Todos los sábados, entre las 21 horas y las seis de la madrugada, Yasmani Acosta (28) trabaja en una empresa de seguridad que presta servicios en recintos del sector oriente de Santiago. Pese a su condición de deportista de alto rendimiento, que viaja y entrena con recursos estatales, estos ingresos extra le resultan imprescindibles para costear sus gastos.

De vuelta en el Centro de Alto Rendimiento tras su tercer puesto en el Campeonato Mundial de Lucha Olímpica en París, Francia, el cubano que representa a Chile no ha cambiado esa rutina. “Había dejado de trabajar los viernes y domingos, pero tendré que volver a hacerlo”, dice.

¿La razón? Debido a que su nacionalidad por gracia sigue en trámite, no puede acceder al programa Proddar, incentivo económico para deportistas destacados. Ser chileno es el primer punto del reglamento de la beca.

“Por ley no lo merezco, porque no soy chileno. Pero competí por Chile y el logro es para Chile, debería haber alguna opción. Me pone triste, porque detrás de ese resultado hay planificaciones. Quería traerme a mi familia, ayudar a mi madre y dejar un poco al lado el tema de trabajar en seguridad. Pero no va a hacer así: todo sigue como siempre y no debería ser así”, se lamenta el nacido en Agramonte, provincia de Matanzas, cuya familia no sufrió daños a raíz del paso del huracán Irma.

“Estuve llamando al IND, porque quería saber de mi caso. Y hace unas dos horas me dieron la información. Sabía que estaba complicado, pero tenía una pequeña esperanza. Es como si nada de mi esfuerzo valiera la pena. Las lucas me las gano por mi cuenta, tengo que trabajar y después de eso tengo que ir a entrenar. Pero no quiero salir reclamando algo, solo quiero que la gente conozca mi caso. Tengo que estar luchando en todos los aspectos”, dice.

-¿Esto te desalienta para seguir compitiendo?

-En el fondo sí, porque no me esperaba esto. Si no tengo quien me apoye, voy a seguir luchando, trabajando en seguridad. Y voy a seguir compitiendo por Chile, dando más medallas para demostrarles a esas personas que no quieren apoyarme que me lo merezco. En noviembre tengo un Sudamericano en Brasil. Ahí voy a competir y se que voy a volver con el oro.

La vigilia

Tras desertar de la delegación cubana en los Panamericanos de Lucha en Santiago 2015, Acosta pasó dos años sin competir. Hasta que un permiso de su país natal le permitió representar a Chile en mundiales y torneos específicos, amparado en el reglamento de nacionalidad deportiva.

Para participar en Juegos Olímpicos y Panamericanos, eso sí, debe completar cinco años de residencia o bien que se apruebe la nacionalidad por gracia, iniciativa que encabezan los diputados Pepe Auth y Tucapel Jiménez.

“Lo más importante es su deseo de competir por Chile. Elaboramos un proyecto, pero eso puede tardar mucho tiempo. Por eso esperamos que el gobierno dé su patrocinio, a través de la Secretaria General de Gobierno, tal como hicimos con Arley Méndez (pesista cubano que ya recibió la nacionalidad por gracia)”, dice Jiménez.

-¿Cuanto estima que deberá esperar Yasmani Acosta?

-Si no existe el patrocinio del gobierno, se hará muy tarde. En cambio, si el gobierno, se embarca en esto, puede salir rápido. Entiendo que ya está pedida la audiencia con la Secretaria General de Gobierno.