Robinson Méndez: El atleta paralímpico vive un nuevo comienzo en el agua

La Hora

Miércoles 27 de septiembre de 2017

Sin temor al cambio, el ex tenista en silla de ruedas reemplazó la raqueta por el kayak hace un año. Ahora apunta a Tokio 2020.
Por Gabriel Arce

Cuatro Juegos Paralímpicos, 27 torneos internacionales y medallas en sudamericanos y parapanamericanos hicieron durante 15 años de Robinson Méndez el mejor tenista paralímpico de Chile. Hoy, con 32 años, lejos de la arcilla y la raqueta, su historia en el deporte se sigue escribiendo en el agua.

En mayo anunció su retiro oficial del tenis en silla de ruedas, pero a esa altura ya tenía claro su futuro: el paracanotaje. Seis meses fueron suficientes para obtener frutos y ,de un viaje a Paipa, Colombia, Robinson regresó al país como vicecampeón sudamericano.

Enfocado en el kayak, las aguas de Concepción son el nuevo centro de operaciones del ex tenista. Desde ahí, Méndez habla con La Hora, y comenta su experiencia tras un año exacto de cambiar su silla de ruedas por una embarcación. “Hace tiempo venía pensando en cambiar de deporte. A veces tocas techo y las cosas en la vida no te llegan, por eso el kayak se metió en mi cabeza y aposté por ello”.

El cambio, según cuenta, no fue para nada traumático, y su carrera en el deporte blanco ayudó mucho en la transición. “El tenis me ayudó bastante. En el canotaje también se usan los brazos así que cuando entré ya tenía el 50% del trabajo hecho. En el fondo, mis brazos son mis piernas”, cuenta.

roberto mendez 2

Nuevo comienzo

La reinvención se le da fácil a Robinson. Su primera fue en 1997, cuando una bala perdida dio de lleno en su columna y le causó paraplejia, obligándolo a retirarse del fútbol a los 12 años y, más tarde, probar suerte en el tenis. Por lo mismo, una segunda no lo abruma.

“Ya me pasó cuando dejé el fútbol. Por eso, pasar de ser el mejor tenista paralímpico de la historia a un kayakista cualquiera no me sobrepasó. No me asusta cambiar y comenzar desde cero”, relata el vicecampeón sudamericano de kayak.

Tras su victoria en Colombia, el apetito del deportista aumentó y el Panamericano de paracanotaje de Ecuador y los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 aparecen en el horizonte. “Ahora me interesa bajar las marcas, no quiero ilusionarme con una medalla aún”, dice sobre la cita regional que comienza el 12 de octubre, aunque pone sus fichas en las Copas del Mundo del próximo año.

Pese a su ímpetu, una situación lo aqueja: si bien compite en un kayak de alta competencia, sus entrenamientos los hace en una embarcación amateur. “Me siento atascado porque necesito prepararme en las mismas condiciones que compito. Para competir en un kayak de calidad para torneos mundiales necesito tres millones”, relata.

Por lo mismo, subasta en su página de Facebook dos camisetas de Colo Colo: una firmada por el plantel y otra con la 10 de Jorge Valdivia, rúbrica incluida. Además, remata una de la Roja, autografiada por Arturo Vidal, Alexis Sánchez, Gary Medel, entre otros. “Todo es con el fin de darle medallas a Chile, es mi único sueño”, concluye.