Marcelo Jiménez: el primer skater olímpico de Chile busca ser campeón en Tokio 2020

Luis Valenzuela

Lunes 25 de septiembre de 2017

El deportista de 19 años competirá en los World Roller Games de China, primera parada de un ciclo que tiene como norte los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Tras más de una hora de viaje desde Quilicura, Marcelo Jiménez ingresa sobre su tabla al skatepark de Las Condes, en la intersección de Francisco Bilbao y Padre Hurtado. En menos de un minuto, se quita la mochila y patina sobre el bowl, donde se suspende en el aire con naturalidad. “Soy un fan del aire, donde pueda volar me voy a tirar. Cuando veo una rampa grande no la miro con miedo. Ya rompí esa barrera”, dice el rider de 19 años, quien perdió el miedo gracias a sus visitas al campamento Woodward, en Estados Unidos.

“He ido como tres veces, porque quedé fascinado desde la primera vez que fui. Tienen de todo, puedes volar y caer en una piscina de esponja, con la seguridad de que vas a aprender el truco bien antes de aterrizarlo en el cemento”, cuenta el joven, quien debutará como seleccionado nacional en los World Roller Games, de China.

A la cita de Nanjing, que arranca el 27 de agosto, el rider clasificó gracias a un clip de 60 segundos. Por esa vía fueron seleccionados los cuatro representantes nacionales, grupo que además componen Sebastián Aedo, Silvia Urra y María José Rojas. Es la primera cita del skate como selección, desde su entrada al ciclo olímpico.

“Cuando supe que el skate iba a estar en los Juegos Olímpicos a partir de Tokio 2020, dije quiero estar ahí. Me metí con todo, supe que Diego Sandoval era el director técnico y lo llamé para informarme. Me federé, mandé el video de 60 segundos y se me dio la noticia de que había ganado. Fue una sorpresa muy grande, quería estar y apoyar la escena. Ojalá que en China me pueda relajar, competir lo mejor posible y disfrutar el viaje”, cuenta.

-Para algunos el skate es un estilo de vida antes que un deporte. ¿Cómo concilias ambas visiones?
-Se están juntado ahora, porque son súper diferentes: el skate es un deporte urbano. Hay gente en contra y a favor. Los que no están de acuerdo es porque no lo ven como un deporte. Para quienes queremos vivir de esto, tenemos que estar en los campeonatos y estar en las Olimpiadas porque es importante, es lo mejor de los deportes. Tener una medalla es algo que recuerdas toda tu vida, se la puedes mostrar a tu hijo. Tiene el valor de que representa tu esfuerzo.

marcelo jimenez roller games

Alto Rendimiento

A su retorno de Asia, Jiménez trabajará con un plan de alto rendimiento que antes de Tokio contempla los World Games de Barcelona 2019 y los Juegos Panamericanos de Lima 2019. “Ahora tengo nutricionista, kinesiólogo y preparador físico. El skate es muy agotador, entonces hay que dividirlo en días. Tres veces a la semana patino fuerte y dos días los dejó para la preparación física y meterle kine”, dice.

Jiménez también visitará el Centro de Alto Rendimiento, recinto que no le resulta ajeno: asistió a los 13 años cuando practicó lucha grecorromana. “Incluso viajé a Panamá y Argentina. Con mis hermanos pasé por varias disciplinas, debido a que mi papá fue boxeador y luchador. Volver al CAR con otro deporte me hace muy feliz, voy a tratar de ir todas las semanas si puedo. Y podré compartir con otros deportes, que están buscando los mismos objetivos que yo”, revela el skater, casado y padre de un hijo.

-¿Te sirvió esa disciplina?
-Nunca vi el skate como un juguete. Cuando gané mi primer campeonato me dije que realmente quería hacer esto toda mi vida. Así tomé la decisión, en cada campeonato que pasaba fui teniendo buenos resultados. Tenía la mentalidad, siempre he tenido el enfoque de que el skate es mi deporte.

-¿Con qué sueñas?
-Mi meta es llegar donde pueda, mi enfoque es llegar a ser campeón panamericano y campeón olímpico. Para eso entreno cada día. También quiero ser un aporte para el skate, abrirle puertas al skate de Chile.

-¿Cómo ha sido el proceso?
-Solo hay que tomar la decisión y seguir fiel a eso. Repetí dos años porque mis horarios no eran compatibles con el colegio. Por suerte, mi auspiciador me pagó un colegio de deportistas. Hay amigos que se han salido un poco de ese camino, por las malas juntas u otros motivos, y después no pueden volver. Las marcas son súper estrictas. Si no les entregas material, no sirves. Hay que estar a 100%, me ha costado tomarme en serio esto. Mi meta es vivir del skate toda mi vida.