Reforestarán el eje Alameda con árboles nativos

Natalia Heusser

Jueves 27 de julio de 2017

Proyecto Nueva Alameda Providencia hizo un censo arbóreo en esta vía y evidenció que hoy la especie más abundante es el plátano oriental. Se le dará prioridad al quillay y a la palma chilena

En 1809 un fraile franciscano trajo desde Mendoza, Argentina, los primeros álamos que se plantaron en la Cañada, nombre que recibía antiguamente la Alameda. Estos árboles se adaptaron tan bien que entre 1820 y 1821 se aumentó su número y se comenzó con la construcción de un paseo, con el que se le dio forma a la principal vía capitalina.

Hoy esta avenida no posee ningún álamo, según un censo arbóreo que fue hecho el año pasado por un equipo de especialistas de la Universidad Católica. Este grupo, en conjunto con el Proyecto Nueva Alameda Providencia, contó todos los árboles que se encuentran entre Pajaritos y Tobalaba e hizo una evaluación de ellos, como el estado fitosanitario y su valor ecológico.

Así, se determinó que en total hay 7.349 árboles repartidos en 117 especies y que 36% de ellos tiene algún tipo daño. “Hay que evaluar caso a caso cuáles tendrán que ser reemplazados por especies nuevas”, señala a La Hora Vladimir Glasinovic, gerente del proyecto Alameda Providencia. Junto con cambiar algunos árboles, también se agregarán otros. La idea es pasar de los 7.349 a los 10 mil a lo largo del proyecto que le cambiará la cara a la Alameda-Providencia de aquí al 2021. Ya para el 2020 deberían estar instalados cerca de 550 árboles de los 2.651.

Además, con este estudio se pudo evidenciar la diferencia de presencia en especies arbóreas. En Providencia hay un total de 3.178 árboles (43,2%), en Santiago 2.432 (33,1%), en Estación Central 1.181 (16,1%) y en Lo Prado sólo 558 (7,6%). “En Providencia por cada 100 metros hay 76 árboles, mientras que Estación Central tiene 32. Tenemos claro que la prioridad será el sector poniente de Santiago. Haremos un esfuerzo especial por incorporar especies nativas como el peumo, acacia, quillay y la palma chilena”, aclara Glasinovic.

Esta última especie fue elegida por su majestuosidad, valor patrimonial y por su alta resistencia para tolerar cambios bruscos de temperatura. El quillay se seleccionó por no necesitar abundancia de agua y preparación de suelo. Solo entre ambas abarcarán el 56,6% de las futuras incorporaciones, el peumo 14,5%, el aromo 10,3% y el maitén 9,7%.

La estrategia de la propuesta se justificará principalmente en la necesidad de asumir criterios tales como la velocidad de crecimiento, el consumo hídrico y la captación de CO2 del medio ambiente, y la capacidad de adaptación al entorno urbano.

En la actualidad, la especie arbórea predominante en el eje es el plátano oriental con un 30%, le sigue liquidámbar (8%) y acacia (7,2%). “El principal resultado del censo de árboles es que nos ratifica que la Alameda-Providencia reproduce la inequidad de áreas verdes en nuestra ciudad. Sin duda tenemos ahí una deuda de justicia urbana que queremos pagar colocando buena parte de los cerca de 3 mil árboles nuevos en las mencionadas comunas del sector poniente de Santiago”, afirma el intendente de la Región Metropolitana, Claudio Orrego.