Los imperdibles de la muestra retrospectiva de Yoko Ono

Ignacio Silva

Miércoles 28 de junio de 2017

Hasta el 22 de octubre estará abierta en el CA660 la exposición que invita a conocer el trabajo de la artista japonesa.

A fines de los 60, John Lennon definió a Yoko Ono  con una frase que con los años se ha convertido casi en un eslogan: “Es la artista desconocida más famosa del mundo: todos saben su nombre, pero nadie conoce realmente qué hace”.

En sus palabras, el legendario músico y esposo de la japonesa desde 1969 acusaba perspicazmente que, detrás de la fama que le habían construido a Ono como responsable de los conflictos tras The Beatles, se escondía una de las personalidades más interesantes y arriesgadas del mundo del arte. Es esa idea, de hecho, la que se confirma en Dream come true, la retrospectiva de su obra que desde hace unos días y hasta el 22 de octubre se puede visitar en el Centro de las Artes CA660.

La exhibición, que previo a su desembarco en Santiago se montó en Buenos Aires, contempla 80 piezas desarrolladas por la japonesa, teniendo como eje temático las instrucciones que han guiado su trabajo desde que comenzó a desarrollarlas en los años 50.

yoko ono exposición chile 4

Clásicos

Se trata, a grandes rasgos, de un grupo de obras (objetos, videos, filmes, instalaciones, sonidos y grabaciones) entre las que se incluyen algunas piezas icónicas dentro del catálogo de Ono que la misma artista seleccionó junto al director artístico de MALBA, Agustín Pérez Rubio, y Gunnar B. Kvaran, director del Astrup Fearnley Museum de Oslo.

Una de ellas, por ejemplo, se encuentra a mitad del recorrido: una escalera con una lupa en su parte superior y una invitación a leer una palabra minúscula forman Pintura de techo – Pintura SÍ, la instalación que, según cuenta la leyenda, llamó la atención de Lennon en una galería londinense en 1966.

Otra pieza clave en el trabajo de la japonesa y que se puede ver en el CA660 es Pieza corte, aquella performance grabada en 1964 en la que se ve a una joven Ono en el centro del escenario del Carnegie Hall de Nueva York, a merced de un público que sube a cortarle la ropa con ayuda de unas tijeras, como metáfora de un ultraje.

El comienzo del recorrido también tiene una sorpresa: Film N°1 Fósforo, aquella grabación de 1966 en la que se ve simplemente un fósforo consumiéndose; es la primera pieza expuesta en la exhibición.

Además de esas obras, la muestra presenta una serie de frases pintadas en las paredes que, además de ser parte del catálogo más conocido y celebrado de la artista, permiten ver su compromiso con causas como el pacifismo, el feminismo y el ecologismo. “Repara con cuidado, mientras lo haces, piensa en reparar el mundo”, dice en una de ellas, mientras en otras se lee un párrafo de aires filosóficos: “Cada planeta tiene su propia órbita. Piensa en la gente cercana a ti como planetas. A veces está bien sólo mirarlos orbitar y brillar”.

yoko ono exposición chile 3

Interactivo y comprometido

Pese a que Dream come true está centrado en las obras imperativas de la japonesa, hay algunas que invitan a que el público chileno intervenga directamente en ellas. Un ejemplo es Imagina la paz, una instalación presentada en el tercer salón del recorrido conformada por una serie de mapas en las paredes en los que los visitantes pueden estampar la frase “Imagina la paz” con un par de timbres ahí dispuestos.yoko ono exposición chile 2

Otra icónica es Pintura agrega color, una instalación que debutó en 1960 y que en su versión 2017 invita a los chilenos a pintar colectivamente un lienzo inicialmente en blanco.

Pero además de interacción, en Dream come true hay ejemplos del perfil consciente y activista de la japonesa: junto a las instrucciones ya mencionadas está Evento agua, una serie de instalaciones co-creadas junto a artistas de todo el mundo (incluyendo a dos chilenos) y Resurgiendo, una de las piezas centrales de la muestra, que consiste en una exposición de relatos y fotos de los ojos de una serie de mujeres chilenas y argentinas que han sido víctimas de la violencia de género.

Guardada para el final del recorrido, esa obra colectiva sirve de resumen para terminar de conocer a una artista que, fuera de su imagen polémica, es una de las más icónicas, revolucionarias, influyentes y comprometidas de la actualidad.

Dream come true

  • Hasta el 22 de octubre en Rosario Norte 660, Las Condes.
  • Martes a domingo: entrada liberada entre 11:00 y 14:00 hrs. $2.000 después.