Las visitas de grandes referentes del rock han hecho de 2017 una temporada especialmente exitosa para la lucrativa industria de las bandas que los versionan.
Hasta fines de mayo pasado, no había en Chile un grupo que recreara las presentaciones de Def Leppard. Animal, uno de los pocos proyectos locales consagrados a ese objetivo, había cesado sus actividades hace un año, pero la contingencia cambió los planes: luego de que se hiciera oficial que la banda de Sheffield vendría al Stgo Rock City, el festival que en septiembre los reunirá con The Who, Guns N’ Roses y Arerosmith en el Estadio Monumental (Puntoticket), sus imitadores chilenos se volvieron a reunir. Su regreso a la actividad es una señal inequívoca de una realidad: con el gran número de referentes del rock que tocarán en el país durante los próximos meses, 2017 se configura como un año especialmente intenso para la siempre lucrativa industria de bandas tributo.

“En un año como este hay mucho más movimiento. La expectación crece, se hacen previas a los eventos, los fansclub se organizan y hacen tocatas exclusivas. Todo crece”, explica Diego García, músico que además de ser parte de Genghis Khan, uno de los tributos más reconocidos a Iron Maiden, es mánager de varios de los principales grupos de la escena. De hecho, es representante de Get a Grip, proyecto que replica en vivo las canciones de Aerosmith y que este viernes tocará junto a Animal en La Batuta, en un evento promocionado como la previa a Stgo Rock City.

La tesis de García es compartida por Andrés Zúñiga, el Bono de la que quizá es la banda tributo a U2 más respetada de esta parte del mundo: Lemon. “En un año en que viene la banda te preguntan por más presupuestos para tocar, te requieren más y hay más efervescencia. Aunque por opción propia, porque todos estamos en una etapa en que queremos disfrutar a nuestros hijos, tomamos sólo algunas propuestas; mantenemos bien equilibrado nuestro nivel de tocatas”, dice el cantante del grupo que por estos días cumple 15 años tributando al cuarteto de Dublín, que el 14 de octubre regresa al Estadio Nacional con su The Joshua Tree Tour (Puntoticket).

FANTASÍAS
En Chile, la historia de las bandas tributo se remonta a la década de los 80. Por ese entonces, el país estaba lejos de alcanzar el intenso número de conciertos internacionales del que hoy es escenario, lo que motivó su proliferación. Pero pese al cambio en el contexto, en la actualidad sigue existiendo una escena importante de grupos, agrupada en sitios como www.bandastributo.cl y a la que se dedican días exclusivos en locales capitalinos como La Batuta, Bar Oxido y el desaparecido Rock&Guitarras.

“Antes Chile era el culo del mundo y por eso tenía mucho sentido que aparecieran grupos tocando canciones de bandas grandes que nunca iban a venir. Ahora vienen, pero la gente sigue yendo a ver tributos. Yo creo que eso se da porque el espacio para el rock en Santiago es súper limitado: hay cuatro o cinco locales en Santiago y el resto son puras discos. Entonces, el rockero que es el que al final llena los estadios, está todo el año medio huérfano”, plantea García. Luego agrega: “Además, un tributo puede recrear shows emblemáticos, como el Seattle de los 80 de Metallica, el Rock in Rio de Maiden, el Tokio 92 de los Guns. Esos shows la gente no los vio y fantasean cuando nos ven a nosotros”.

CASI FAMOSOS
Pese a los años que lleva representando a Bono sobre los escenarios, Zúñiga dice que sus inquietudes musicales van más allá de los hombres de With Or Without You. “Nosotros hacemos nuestra música, música propia, pero no la compartimos con nadie. Queda ahí guardada”, revela el también arquitecto. Con Lemon, de todas formas, han alcanzado éxitos tangibles: no sólo fueron calificados como “la mejor banda U2 del mundo” en un documental, sino también han sido invitados a tocar a Estados Unidos, Europa y otros países de Sudamérica. “Eso se debe a que tratamos de sonar lo más parecido a la banda y tocar canciones que ni ellos tocan”, argumenta.

El éxito también ha tocado a otros grupos tributos locales. “Cuando vienen los ex vocalistas de Maiden (Paul DiAnno, Blaze Bayley), nosotros somos su banda. Y cuando vino Bobby Kimball contrató a uno de a uno de los chicos del tributo a Toto (Past to Present) para que fuera el director de su banda”, comenta García. “Si en Chile hay súper buenos músicos, incluso en estas bandas”.