El jugo de fruta ¿es fruta?

Gabriel León

Miércoles 24 de mayo de 2017

Hace un tiempo hice una pregunta en Twitter: ¿cuántos de ustedes comen fruta al desayuno? Contestaron un poco más de mil personas y el 19% de ellas declaró que lo hacía todos los días. Eso contrasta con el 33% que contestó que nunca lo hacía. Una de las cosas que más me llamó la atención fue que mucha gente me preguntó si el jugo de fruta -casero, de naranjas recién exprimidas, por ejemplo- contaba como fruta. La respuesta es no. El jugo de frutas está desprovisto de la fibra de la fruta, muy importante para la sensación de saciedad y para evitar que el azúcar natural de la fruta sea absorbido muy rápido.

Un vaso de jugo de naranja no se prepara normalmente con una naranja, sino que con varias. Eso quiere decir que un vaso de jugo contiene el azúcar (y por supuesto, las calorías) de varias piezas de fruta. Esto es claramente excesivo, particularmente en el caso de los niños más pequeños.

Comento todo esto porque ayer la Academia de Pediatría de Estados Unidos emitió una declaración en la que desaconseja dar jugo de frutas a niños menores de un año. Las razones para esto incluyen a las que comentaba más arriba con respecto al contenido de azúcar y a la falta de fibra. En efecto, el exceso de azúcar puede ocasionar caries y el aporte nutricional de una mamadera de jugo de fruta -aunque sea casero y sin azúcar añadido- es bajo. Esto contrasta fuertemente con la idea de que el jugo de fruta es sano, sin tomar en cuenta que no es un buen reemplazo de la fruta. Por otro lado, al convertir la fruta en jugo, no se entrena la masticación en los niños. Diferente es el caso de la fruta hecha puré, ya que esa sí conserva la fibra. Esto es pensando en niños mayores de seis meses, ya que antes de eso solo se aconseja la leche materna.