El ejército de Corea del Sur se ha visto envuelto en una grave polémica, luego que el Centro para los Derechos Humanos de los Militares de Corea del Sur (MHRCK) acusara que los altos mandos de la institución castrense iniciaron una verdadera “caza de homosexuales” entre sus soldados.

A diferencia de los civiles, los miembros del ejército surcoreano tienen prohibido relacionarse sexualmente con personas del mismo sexo. De acuerdo a la Ley de Justicia Militar, un soldado que comete “sodomía” u “otra conducta vergonzosa” puede enfrentar hasta dos años de prisión.

El grupo activista asegura que el ejército elaboró una lista con al menos 40 sospechosos luego de crear perfiles falsos en aplicaciones móviles de citas para homosexuales, en las que interactúan con supuestos subordinados a fin de descubrir su orientación sexual.

La organización difundió a través de los medios surcoreanos varias capturas de pantalla de conversaciones subidas de tono entre dos supuestos militares, donde se intercambian fotos y se solicita información personal. El Centro anunció que presentará una demanda ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos contra el jefe del Estado Mayor, el general Jang Jun-gyu y otros cuatro militares, por presunta violación de los derechos constitucionales de los soldados.

Según el MHRCK, la persecución en el ejército comenzó después de la filtración en redes sociales de un video en el que dos soldados aparecen teniendo relaciones sexuales vestidos con uniformes militares. A través de un comunicado el ejército negó la utilización de perfiles falsos y, junto con garantizar los derechos de los soldados homosexuales, aseguró que las investigaciones se centran en comprobar la veracidad del video.

La polémica surge en momentos de máxima tensión con Corea del Norte, debido a los últimos ensayos de misiles de este país.