Baratas trepadoras invaden edificios de Santiago

Natalia Heusser

Martes 28 de marzo de 2017

En los últimos meses han aumentado las solicitudes de fumigación por la presencia de estos insectos.

Al igual que Bruce Willis, las cucarachas son duras de matar. De eso puede dar fe Camila Zúñiga (29), quien comparte a diario con estas desagradables invasoras, las que ingresan a su departamento por debajo de la puerta de entrada.

Esta joven vive en el piso 11 de un edificio nuevo ubicado en calle Amunátegui, en pleno centro de Santiago. A sólo siete años de que se levantara esta construcción, figura completamente invadida por estos insectos desde noviembre del 2016.

“Si los vecinos no cooperan es poco lo que se puede hacer. Hay algunos que hacen pipí o tiran la basura abierta por los shaft de basura, lo que atrae a los bichos. A esto se suma que muchas familias están hacinadas en departamentos pequeños y no tienen buenas condiciones de higiene. El año pasado se hizo una asamblea general y los departamentos que tenían plaga se comprometieron a fumigar. Ya estamos a marzo y muchos aún no lo han hecho, pues estos procedimientos son caros y lamentablemente no está al alcance de todos”, señala Zúñiga.

Pero ella no es la única que tiene este problema. Gerardo Díaz, de la empresa Ratas & Bichos Ltda, asegura que desde hace seis meses que se duplicaron las llamadas por plaga de baratas en edificios que se encuentran en el cuadrante ubicado entre el río Mapocho, la Alameda, 10 de Julio y Vicuña Mackenna. “Por lo general este fenómeno se está dando seguido en pisos de altura y en edificios relativamente nuevos. Las baratas aparecen por la salida del desagüe, la rejilla de la cocina, la que está abajo de la tina e incluso por los enchufes. Todo esto surge por la falta de aseo, porque los residuos se lanzan sin bolsas por los ductos de basura y porque hay filtraciones de cañerías”, afirma Díaz.

Junto a esto explica que para controlar estos vectores se debe fumigar el edificio completo. No sirve de nada “hacer un barrido” en algunos departamentos.332x205xblatellagel2-332x205.jpg.pagespeed.ic.4OfBohHOOt

En lo mismo coincide Carol Ballen, de Todoplagas.cl. “No hay control de plagas por parte de las administraciones de los edificios. No hacen mantenciones y saneamiento. Por esto mismo este año han aumentado en un 80% por ciento las solicitudes de fumigación en el centro”, dice.

En Chile se han reportado oficialmente 23 tipos de baratas, de las cuales dos son las que molestan en los hogares. Se trata de la cucaracha oriental y la alemana, especies invasoras que al parecer hicieron su arribo a nuestro territorio junto con los colonos españoles.

“La capacidad de reproducción de esta especie es muy alta. A lo largo de su vida una hembra puede poner 10 cápsulas (ooteca) que contienen 20 huevos cada una. Las altas temperaturas y la humedad son ideales para que las baratas proliferen. Les gusta estar en las zonas donde hay calderas, en los motores de refrigeradores o en el sifón del lavaplatos”, indica Constanza Schapheer, ingeniero agrónomo, magíster en entomología y especialistas en cucarachas.

La especialista agrega que las baratas aprenden a evadir los insecticidas, por eso hay que tomar más de una medida. “Para controlarlas hay que mantener el orden y la limpieza, reducir al mínimo los sitios de resguardo (rendijas, espacios entre baldosas, hoyos en la pared, etc) y cuidar que no existan filtraciones de agua para reducir la humedad. También se debe aplicar insecticidas de preferencia en cebo (alimento), poner trampas pegajosas y eliminar con cuidado los individuos que encuentren, minimizando el contacto directo. De igual manera es recomendable trapear diariamente con algún desinfectante, como cloro, en el lugar donde se detectó la barata. Pero ojo, para que lo anterior dé resultados, lo ideal es que todo el edificio se ponga las pilas”, dice.

Schapheer también advierte que, según estudios internacionales, la presencia de estos insectos se asocia al asma infantil y a otras patologías. Esto es ratificado por el Seremi de Salud de la Región Metropolitana, Carlos Aranda, quien detalla que las baratas pueden transmitir numerosas enfermedades como salmonelosis, gastroenteritis, disentería, transportan virus, bacterias y protozoos, además de ser transmisoras de alergias. “Pueden llevar en su cuerpo bacterias, virus, hongos y hasta ser hospederos intermediarios de parásitos”, finaliza Aranda.

 

Qué pasa con los locales que presentan estos insectos

En noviembre del año pasado la Seremi de Salud cerró dos locales de sushi del centro de Santiago por presencia de baratas. Lo mismo ocurrió en febrero pasado con una famosa heladería. Según el artículo 47 del Reglamento Sanitario de los Alimentos, los establecimientos que expenden o elaboran comida, deberán aplicar un programa preventivo, eficaz y continuo de lucha contra las plagas.

Además, los locales y las zonas circundantes deberán inspeccionarse periódicamente para cerciorarse de que no exista infestación. Junto a esto, el artículo 48 del citado reglamento señala que en caso que alguna plaga invada los establecimientos deberán adoptarse medidas de erradicación.“En relación a las medidas que toma la Seremi de Salud al constatarse la presencia de esta plaga en algún establecimiento fiscalizado, se decreta la prohibición de funcionamiento. Medida que se mantiene hasta que la empresa tome las acciones necesarias”, explica”, el Seremi de Salud RM, Carlos Aranda.