Trainspotting 2, veinte años no es nada

La Hora

Domingo 22 de enero de 2017

El esperado regreso de Mark Renton a la pantalla divide a la crítica. Un filme que apela a la nostalgia de los que hoy caminan a los 50 años.

20 años no pasan en vano. Puede parecer una obviedad, pero esa es la frase que más se ha repetido en torno a T2 Trainspotting, la cinta que trae de vuelta a la pantalla grande la historia de drogas, juventud y rebeldía creada por Irvine Welsh, y que será estrenada este viernes en el Reino Unido y el 9 de marzo en Chile. A más de dos décadas de su estreno en febrero de 1996.

Nuevamente dirigida por el celebrado Danny Boyle (Slumdog millionaire, La playa, Steve Jobs), la nueva entrega muestra cómo ha cambiado la vida de Mark Renton -encarnado por Ewan McGregor-, con todos los cambios que pueden ocurrir en la vida de una persona tras 20 años.

Las similitudes con su predecesora, eso sí, son varias. Sin ir más lejos, la película no solamente cuenta con los mismos actores y personajes protagonistas, sino que nuevamente tiene a Escocia como escenario. Todo porque su trama se basa en el regreso de Renton a su país natal, dos décadas después del hecho que marcó el final de la primera parte de la historia: la traición que perpetró en contra de su pandilla de amigotes adictos, al escapar con el botín que habían conseguido tras vender un cargamento de heroína a un narcotraficante.

TRAINSPOTTING 2

Aunque también hay diferencias.

“Elige la vida. Elige Facebook, Twitter, Instagram, con la esperanza de que a alguien, en algún lugar, le importe. Elige buscar a tus viejos romances, deseando haber hecho algo distinto, y elige mirar cómo la historia se repite”. Esas son parte de las frases que Renton desenfunda en el primer tráiler oficial que la película estrenó en noviembre pasado.

Más allá de ser una suerte de actualización del monólogo que daba inicio a la Trainspotting original de 1996, las palabras dan una pista clave: pese a estar basada en Porno, la novela con la que Welsh continuó la saga en 2002, T2 es un relato llevado a los tiempos actuales en los que factores como las redes sociales tienen gran protagonismo.

Detalles como ese dotan a la historia de una nostalgia que, sin duda, es uno de los puntos fuertes de la película.

Trainspotting 2 filming outside the Scottish Parliament, with Jonny Lee Miller, Ewan McGregor and director Danny Boyle. June 4 2016. See SWNS story SWTRAIN.

Refrito nostálgico

Alabada por la crítica el 96, 20 años después los especialistas se dividen para hablar de la ficción que le dio fama planetaria a Ewan McGregor. The Wrap dice que “no es una mala película”, pero cuestiona su regreso en un mundo tan distinto al del veinteañero Renton.

Para The Hollywood Reporter es “una oportunidad perdida en múltiples niveles. T2 es estilísticamente un refrito sobrecargado que se basa en gran parte en un trabajo de cámara con exceso de cafeína y efectos llamativos”.

Empire, por su parte, contrasta la “alegría juvenil” de la primera entrega con “las decepciones de envejecer” que trae el regreso del filme de Boyle. “Escalofriante, graciosa, desesperadamente triste y con un montón de imágenes llamativas y atrevidas”. Así define The Guardian al filme.

Nuevos viejos sonidos

Al igual que en la original, la banda sonora de T2 abre con Lust for life de Iggy Pop, aunque ahora en una reversión a cargo de The Prodigy.

Luego vienen otros clásicos británicos a cargo de Queen, The Clash, Frankie Goes to Hollywood y Underworld, además de guiños a algunos pares norteamericanos de la talla de Blondie y Run D.M.C. El soundtrack fue parte estelar del culto que generó la primera entrega, quizás por ello Boyle introduce sonidos nuevos como Wolf Alice, Young Fathers y Fat White Family.