¿Por qué faltan médicos especialistas en Chile?

Cecilia Rivera

Lunes 07 de noviembre de 2016

La llegada de la oncóloga infantil Alejandra Carranza al Hospital Clínico de Magallanes, en junio pasado, solucionó un problema y al mismo tiempo evidenció la falta de médicos especialistas en Chile.

La profesional mexicana llegó en mayo de este año a Santiago, donde realizó una pasantía antes de comenzar a ejercer como la única oncóloga infantil de la región austral. Esto, luego que en enero renunciara su antecesor, Fernando Bracho, lo que obligó a los niños enfermos de cáncer a viajar a Valdivia durante meses.

La falta de especialistas es una de las mayores complicaciones que enfrenta hoy el sistema público de salud. Según una estimación del ministerio del ramo, hay un déficit cercano a los cuatro mil profesionales.

De los 40.733 médicos cirujanos (medicina general) inscritos en el Registro de Prestadores Individuales de la Superintendencia de Salud (SIS) a octubre de este año, 21.682 poseen al menos una especialidad.

“Acá hay hartos especialistas, pero están concentrados en la zona central”.

Pero más allá de la cantidad de especialistas, el déficit se relaciona con el tipo de enfermedades, las áreas de formación de los profesionales, la distribución de los mismos, la infraestructura en los recintos asistenciales, la capacidad formadora de las casas de estudio y los incentivos (ver recuadro).

El director de la Escuela de Medicina de la Universidad de Santiago, Mauricio Osorio, explicó que “las enfermedades que más complican son las crónicas, principalmente el cáncer de diferente tipo y las afecciones cardiovasculares. La diabetes y la hipertensión son lejos las que más complican”.

En ese contexto, el presidente del Colegio Médico, Enrique Paris, precisó que las áreas en donde más faltan profesionales son precisamente las ligadas a ese tipo de enfermedades.

“Donde más faltan son medicina interna, anestesiología y pediatría. En general, todas las especialidades primarias, donde se detectan estas enfermedades”, señaló.

Paris enfatiza que el problema no es la falta de especialistas sino su mala distribución. “Acá hay hartos especialistas, pero están concentrados en la zona central: Santiago, Valparaíso y Concepción”.

De hecho, del total de especialistas registrados en la SIS, la Región Metropolitana concentra 10.207 profesionales, Valparaíso cuenta con 1.590 y en el Biobío se registran 1.762. Hay además un 17% que no ha informado la región donde trabaja.

Sin embargo, el presidente del Colegio Médico subraya que, si se considera la densidad de población, “hay más especialistas donde hay más personas, porque es ahí donde más se necesitan. Sin desconocer que hay lugares donde sí faltan médicos”.

Otra causa se relaciona con las carencias de infraestructura. “Puede haber muchos especialistas, pero si no están las herramientas adecuadas, el profesional no puede desarrollarse adecuadamente”, indicó Osorio.

Para el intendente de Prestadores de la SIS, Enrique Ayarza, también fallan los incentivos para que los profesionales lleguen a las zonas alejadas.

“Una forma de incentivo es crear grupos de especialistas que se colaboren, que aprendan juntos. Si tienes sólo un especialista, éste no termina motivándose si no tiene otro para apoyarse”, aseveró.

Capacidad formadora, becas de especialización e incentivos

La formación de un especialista se realiza en las universidades, luego de obtener el título de médico, y éstas definen la cantidad de cupos que ofrecen para cada especialización. Dichos estudios se financian mediante recursos propios de los profesionales o a través de las becas que entrega el Ministerio de Salud (Minsal).

El tiempo de la especialización depende del área, pero puede tomar de tres a cinco años. Quienes se forman becados por el Minsal en diversas regiones, una vez terminados los estudios, tienen la obligación de trabajar para el sistema público por el doble de tiempo que duró su beca.

Sin embargo, “muchos no se quedan en la misma región o no cumplen con el compromiso de devolución, ya que tienen incentivos de irse a trabajar a instituciones de prestación privada donde reciben rentas mayores”, aseguró el intendente de Prestadores, Enrique Ayarza.