Vecinos de Lo Espejo en riesgo por escaleras malas

Cecilia Rivera

Miércoles 05 de octubre de 2016

Escalones carcomidos, trozos de concreto a punto de caer, fierros oxidados y escaleras completamente sueltas son algunas de las situaciones que enfrentan a diario los vecinos de la Villa 4 de Septiembre, en la comuna de Lo Espejo.

Dicha realidad afecta a más de tres mil personas que habitan al menos 800 departamentos del conjunto habitacional Lo Sierra II, que responde a viviendas sociales entregadas hace más de 25 años.

Los vecinos aseguran que las condiciones de las escaleras son un peligro sobre todo para ancianos y niños.

“Aquí hay abuelitos que les cuesta mucho bajar y subir a sus casas cuando se cae algún escalón. Además, un pedazo de concreto puede caer encima de un niño o cualquier persona”, cuenta la señora Nancy, vecina de uno de los 70 edificios afectados.

Una de las víctimas es la señora Alicia, quien hace algunos meses sufrió una fuerte caída. “Era de noche y no me acordé que a la escalera le faltaban varios peldaños y pasé de largo. Menos mal que no fue nada grave, pero me he caído varias veces”, cuenta.

Según los vecinos, el problema es el peso de los escalones, que están hechos de concreto y están sostenidos sobre una débil y delgada estructura de metal, la que se ha deteriorado con el tiempo.

Si bien el mal estado de las escaleras aqueja a los vecinos hace tres años, fue a mediados de 2015 cuando el municipio recibió la mayor cantidad de denuncias debido a los accidentes que sufrieron los vecinos.

“En esa oportunidad los funcionarios de la oficina de emergencias del municipio repararon los escalones, pero después la oficina de obras emitió un informe de que estos edificios son de copropiedad”, explica el concejal y vecino del sector, Carlos Gardel.

La autoridad detalla que “al ser edificios de copropiedad sólo pueden ser reparados por emergencia, pero no se puede cambiar la estructura completa, que es lo que se necesita acá. Eso le corresponde al Serviu”.

En febrero de este año, algunos representantes de los vecinos y el concejal se reunieron con representantes del Servicio de Vivienda y Urbanización (Serviu) Metropolitano, para buscar una solución.

“Se comprometieron a ayudarnos y nos pidieron que organizáramos a la comunidad. Elegimos delegados de cada block y fijamos una reunión en terreno, pero el Serviu nos dejó abandonados y no respondían los llamados”, señala Gardel.

Desde el Serviu precisaron que las escaleras y fachadas son parte de los espacios comunes de la copropiedad y los vecinos deben organizarse para realizar las mantenciones.

En esa línea, aclararon que en la reunión sostenida en febrero “se abordó la necesidad de realizar obras de reparación en el condominio de vivienda social (…) Serviu orientó a las familias para su futura postulación al proceso de postulación al Programa de Protección del Patrimonio Familiar, que entrega subsidios para estos efectos”.

Sin embargo, “a la fecha, los vecinos no han efectuado la debida postulación, trámite necesario para acceder al programa de manera regular”.