El futuro de la maestranza de San Bernardo

Cecilia Rivera

Viernes 22 de septiembre de 2017

Un proyecto para transformar en un centro comercial y cultural la antigua maestranza ferroviaria de San Bernardo es tramitado en el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) desde 2013.

La iniciativa ha generado polémica entre los vecinos que viven cerca de las siete hectáreas – de las 47 originales- que contienen los tres últimos edificios de los 23 talleres de antiguas locomotoras a vapor, que datan de la década de 1920 y que hoy se encuentran abandonados.

“Los dueños tienen todas las atribuciones para determinar el uso que le darán al espacio”.

Por un lado, el proyecto denominado Boulevard Maestranza se alza como una futura alternativa laboral para la comuna y una forma de erradicar el foco de delincuencia que se ha formado en torno a las estructuras que en 2010 fueron declaradas Monumento Nacional.

“Nosotros tenemos el registro ciudadano respecto a quejas por quemas de animales, de eventuales violaciones, de asaltos. Han pasado cosas muy negativas”, detalla la alcaldesa de San Bernardo, Nora Cuevas.

Sin embargo, un grupo de vecinos asociados en la Corporación Maestranza, si bien están a favor de que los edificios sean restaurados, defienden su valor histórico y patrimonial, y aseguran que se trata de una iniciativa únicamente comercial, que casi no deja espacio para la cultura (ver recuadro).

Proyecto

En mayo de 2014 el terreno donde se emplazan los ex talleres fue adquirido por una sociedad empresarial que dejó en manos de la oficina Uno Proyectos la construcción del bulevar.

Según datos proporcionados por la empresa, la iniciativa contempla diversas etapas. La primera se trata de la restauración y estabilización de los edificios, lo que implicaría una inversión de 52 millones de dólares.

Luego, la idea es transformar el espacio en un centro de entretenimiento, gastronomía y comercio. También contempla la creación de un espacio destinado a actividades culturales y que se relacione con la historia ferroviaria.

En etapas posteriores el proyecto incorporaría nuevos edificios destinados a actividades empresariales y educativas.

Si bien el inmueble pertenece a privados, tras ser declarado monumento nacional se debe contar con la aprobación del CMN para desarrollar cualquier tipo de iniciativa sobre éste.

Dichas obras han generado incertidumbre respecto al futuro de los ex talleres. En este sentido, desde la empresa a cargo de la iniciativa explicaron que no pueden estimar un plazo de entrega mientras el CMN no apruebe de manera definitiva el proyecto.

Eso sí, precisaron que una vez que eso ocurra, las obras se realizarían por etapas y podrían estar listas dentro de los tres años siguientes.

Demora

La secretaria técnica del CMN, Ana Paz Cárdenas, detalló que hace casi tres años se entregó un anteproyecto “lleno de buenas intenciones, pues no era un proyecto bien definido, y al que le hicimos una serie de observaciones”.

Luego de varios trámites, en junio de este año la entidad autorizó un proyecto de estabilización y reforzamiento estructural de uno de los edificios.

“Uno de los pasos a seguir es el levantamiento de un estudio de impacto ambiental y así vamos avanzando”, dijo Cárdenas.

Respecto a las facultades para decidir sobre el monumento, enfatiza que “los dueños tienen todas las atribuciones para determinar el uso que le darán a ese espacio. En este caso, al Consejo sólo le compete preservar el patrimonio y su esencia, pero no determinar su uso”.

Desde el pasado jueves un grupo de arqueólogos desarrolla una serie de estudios al terreno, con el fin de descartar la presencia de restos arqueológicos que debieran ser preservados.

Vecinos buscan rescatar su valor histórico y patrimonial

Los tres últimos talleres de la maestranza fueron declarados Monumento Nacional gracias a la gestión de diversas agrupaciones de vecinos del sector, luego que la inmobiliaria que fue dueña del terreno hasta 2013 demoliera otras 20 estructuras para desarrollar proyectos habitacionales.

Actualmente, desde la Corporación Maestranza aseguran que el proyecto Boulevard Maestranza no resguarda el carácter de monumento de los ex talleres ferroviarios.

“Entiendo que esto se convirtió en un foco de delincuencia y que para muchos un centro comercial es sinónimo de trabajo, pero también debemos velar por nuestra historia”, enfatiza Sonia González, vicepresidenta de la corporación. Parte de su lucha se enfoca en la realización de un proyecto enfocado principalmente en la cultura o en la entrega del espacio a diversas agrupaciones para el desarrollo de un museo ferroviario.