Rangoli: el fuego de la India

Sebastián Alburquerque

Viernes 22 de septiembre de 2017

En un pequeño subterráneo en Bellavista está el Rangoli, un restorán que se convierte en picada a la hora de almuerzo y muestra las maravillas picantes de la comida que viene del sur de Asia.

Qué poco se sabe de la comida india. Dentro de toda la oferta de cocinas foráneas disponibles para comer en la capital, la de la India es la menos representada. Mientras parece que cada semana un local en arriendo se convierte en un sushi, la comida india casi no tiene referentes. Pero eso está cambiando. Muy de a poco, pero cambia.

Rangoli está en Bellavista, a la altura del Museo de Bellas Artes pero cruzando el río. Por fuera, no parece muy atractivo. Está al lado de un supermercado de bajo costo y en un subterráneo. Pero por dentro, paredes con motivos indios y canciones de musical de Bollywood ambientan el restorán.

La carta es acotada a un puñado de opciones. La cocina de la India varía en cada región (1.240 millones de personas no van a comer los mismos platos), pero en Rangoli se puede encontrar lo que parece ser una representación amplia de su cocina.

Quizás una de las barreras para que la comida india se haya expandido es su picor. Los ajíes son parte esencial de varias preparaciones y el chileno, por mucho que se cachiporree de lo contrario, es malo para lo picante.

En Rangoli dan a elegir el nivel de picor de 0 a 4. Se probó un Murgh Tikka Masala ($5.200), en nivel de picante 3, y un Paneer Makhani ($3.990), trozos de queso en salsa de tomate y crema, de nivel 1 (el chef se confundió y lo cambió por pollo pero por fortuna, ningún vegetariano estaba presente). También se pidió el arroz basmati ($1.490) y pan naan ($800). Las preparaciones llegan servidas en pocillos de metal. El pollo Tikka Masala pica, sí, pero rebosa de sabor. Es un ejercicio inútil tratar de identificar con qué especias fue preparado; su sabor es simplemente muy diferente. El pollo Makhani es dulce, atomatado y especiado. De nuevo, pocos sabores conocidos resaltan, pero está para chuparse los dedos.

Rangoli
Av. Bellavista 269, Recoleta

Rangoli es una opción barata para conocer la maravillosa comida india. Además tienen menú a la hora de almuerzo a sólo $4.200, con entrada, arroz, plato de fondo, naan y bebida.