La capital comienza a erradicar bolsas plásticas

Emma Antón

Martes 05 de julio de 2016

Comunas de la Región Metropolitana como Pirque, Santiago, Recoleta y Providencia implementan planes para desincentivar el uso de estos objetos plásticos contaminantes.

En junio del 2013, Pucón anunció una medida pionera en el país, al restringir el uso de bolsas plásticas en el comercio. Todo partió con datos recopilados por la municipalidad en ese tiempo, que indicaban que cada uno de sus habitantes usaba un promedio de 1,5 bolsas al día; considerando que había una población de 21 mil personas, a diario se usaban unas 31.500 bolsas.

La medida rápidamente fue replicada en otras comunas, como en Punta Arenas, donde en un principio se prohibió la utilización de bolsas plásticas. Sin embargo, en el año 2015, se conoció un dictamen de la Contraloría en el que se precisaba que los municipios no podían prohibir su uso. Por esa razón, las políticas debieron ser reformuladas para incentivar el desuso de bolsas.

Jorge Canals, seremi de Medio Ambiente en la Región Metropolitana, explica que “los principales problemas que tienen las bolsas plásticas es que se producen prácticamente en forma ilimitada, son gratuitas para toda la población y son uno de los materiales que más cuestan que se degraden en el medio ambiente. En la región hay aproximadamente diez comunas que están trabajando en sus ordenanzas el reemplazo gradual y sistemático de las bolsas”.

COMUNAS

En esa misma línea, hay comunas en Santiago que confirman la replicación de estas medidas. Por ejemplo, en la municipalidad de Recoleta, el alcalde Daniel Jadue dice que es un tema del que se han preocupado y que han complementado con otras medidas.

“El tema ambiental tiene centralidad en nuestra propuesta de desarrollo. De hecho, estamos trabajando en el tema de la eficiencia energética y la sustentabilidad en términos más genéricos. Yo creo que la conciencia medioambiental está destinada para convertirse en el mínimo común denominador del pensamiento contemporáneo”, reflexiona el alcalde de Recoleta.

Paloma Valenzuela, profesional del Departamento de Medio Ambiente de Providencia, detalla que en la comuna han realizado varias campañas, las que fueron desde un cambio masivo de bolsas plásticas por otras reutilizables, a talleres de educación para la comunidad en general.

Lo que propone Providencia es tener planes y programas que incentiven la minimización del consumo y la entrega de las bolsas plásticas, acompañando todo esto con educación ambiental. Además, de acuerdo a Valenzuela, también se pretende hacer un sello verde.

“De manera voluntaria el comercio se hace parte del sello verde y se incentiva el uso de bolsas que sean biodegradables, que puedan ser compostables, y que además se pueda entregar un descuento en la tarifa de aseo u otros incentivos por formar parte de la iniciativa”, detalla la profesional del Departamento de Medio Ambiente de Providencia.

En la comuna de Santiago, la ordenanza se presentará el próximo 30 de julio, de acuerdo a lo que indicó Donatella Fuccaro, directora de Medio Ambiente de la municipalidad.

“Después del decreto de la Contraloría, le dimos una vuelta a la ordenanza y cambiamos la palabra prohibir por sustituir, y ahí empezamos a trabajar y hace un par de meses que la ordenanza ya está lista”, declara Fuccaro.

La iniciativa nació de una consulta ciudadana que se hizo en octubre del 2014, donde más del 87 por ciento de los vecinos estaba de acuerdo en eliminar las bolsas plásticas.

Fuccaro precisa que “la ordenanza apunta al comercio grande, mediano y pequeño, y además incluye dos tipos de bolsas reutilizables y biodegradables compostables. Otra de las cosas fundamentales es que el sello municipal que se les entrega a las bolsas tiene un respaldo del Instituto Nacional de Normalización que nunca se había hecho. Por eso nos demoramos, para que las bolsas sean lo que dicen ser. Todos los que se sumen a la iniciativa tienen un descuento del 10% en el derecho de aseo por tres años”.

Pirque implementa marcha blanca en el comercio

A partir del viernes pasado, Pirque también se sumó a los esfuerzos por terminar con la contaminación de bolsas plásticas. De acuerdo a lo que dijo el alcalde de la comuna, Cristián Balmaceda, “este proceso será paulatino y el objetivo de la iniciativa es aportar con un medio ambiente sano y contribuir a mejorar la calidad de vida de los habitantes de la comuna. Lo que en definitiva permitirá al comercio adherido la implementación de formas de incentivar a sus clientes”

Los primeros seis meses, desde el 1 de julio hasta el 31 de diciembre, corresponderán a la marcha blanca, donde se entregará información a la ciudadanía y el comercio, asumiendo voluntariamente su adherencia a la nueva ordenanza. Luego, en los cuatro meses siguientes, el comercio de Pirque entregará dos bolsas por compras a sus clientes. Finalmente, los dos últimos meses, el comercio sólo podrá entregar una bolsa por compras a sus clientes.

Según indica la ordenanza de Pirque, si la cantidad de bolsas no es suficiente, el comercio podrá entregar alternativas para el transporte de mercaderías, como bolsas de papel reciclado, tela o yute, cajas de cartón entre otros materiales que no dañen el medio ambiente.