Las bondades del crowdfunding inmobiliario

Claudia Maldonado

Sábado 09 de julio de 2016

No tiene que ver con el sueño de la casa propia, sino con la posibilidad de invertir en propiedades sin necesidad de endeudarse con bancos o financieras. Se trata del crowdfunding inmobiliario, un sistema colaborativo que se realiza desde hace un par de años en Estados Unidos y Europa y que llegó a Chile en 2015.

En términos generales, consiste en comprar “acciones” de un departamento. Esto quiere decir que una empresa intermediaria identifica un proyecto inmobiliario atractivo en cuanto a plusvalía, negocia con la inmobiliaria la promesa de compra (pago del pie) de una cantidad de departamentos y luego busca a personas que deseen invertir en “pedazos” de esos departamentos. Es decir, los inversionistas no compran toda la propiedad, sino solo una parte, una “acción”, cuyo valor es de unas 40 UF ($1.042.638, valor UF a la fecha).

Si se quiere, es posible comprar varias acciones, en un departamento o en varios, si se quiere diversificar la inversión. Las propiedades se compran en blanco o en verde, de tal modo que a medida que avanza la construcción vaya aumentando su valor. Una vez entregada la propiedad, la empresa intermediaria la coloca en arriendo y, al cabo de un año, la vende. Entonces, cada inversionista recibe su inversión de vuelta, más la plusvalía.

“Hemos democratizado el acceso al mercado inmobiliario”.
Pedro Larach, gerente de marketing de Propius.

Considerando el tiempo que dura la construcción (hasta 36 meses si se compra en blanco), más el año que se arrienda la propiedad, el plazo para el retorno del dinero puede ser de hasta cuatro años.

Una de las empresas que realiza crowdfunding inmobiliario en Chile es Propius, cuyo gerente de marketing, Pedro Larach, explica que “la inversión y el retorno son en UF y son después de impuestos, gastos y comisiones. Hoy tenemos en cartera departamentos cuyas rentabilidades esperadas van entre UF + 16% (retorno en diciembre 2016) y UF + 40% (retorno en octubre de 2019)”.

Larach enfatiza que el negocio se sustenta en el aumento del valor de la propiedad. ”Tenemos plusvalías proyectadas entre un 15% a un 23%. Lo relevante es que todos nuestros departamentos (…) se encuentran promesados y en pocos meses han acumulado alzas de precio en sala de venta que van entre un 5% a un 11%”, comenta optimista.

Propius comenzó a operar en septiembre de 2015 y ya tiene más de 200 “accionistas”. En promedio la inversión es de 200 UF por persona, explican desde la empresa. “Han invertido con nuestra comunidad personas que han pagado 40 UF en cuotas, hasta 1000 UF al contado. Esta realidad es muy relevante a la hora de afirmar que hemos democratizado el acceso al mercado inmobiliario”, concluye Larach.

Rápido crecimiento

  • Debido a sus características, el sistema ha causado gran interés en Chile. Solo la empresa Propius, con diez meses de funcionamiento, ya tiene 200 clientes, desde Arica hasta Puerto Natales, además de chilenos que viven en el extranjero.
  • La empresa ya ha promesado más de 50 propiedades y tiene varios proyectos en carpeta.

Proyectos para invertir

  •   En la empresa Propius tienen actualmente siete proyectos en los cuales se puede invertir, “en siete zonas inmobiliarias diferentes, todos de reconocidas inmobiliarias a nivel nacional y con atributos que los convierten en atractivos
  • En Santiago hay proyectos en Ñuñoa, Estación Central, San Joaquín y Quinta Normal.
  • En la región de Valparaíso se puede invertir en el sector de Reñaca Alto.
  • En La Serena se puede participar en dos proyectos: uno en el sector residencial frente al aeropuerto, y otro en una vía principal con excelente conectividad al sector industrial y la playa.

Resguardos legales

  • Las empresas que están haciendo crowdfunding inmobiliario en Chile subrayan que se trata de una inversión seria y casi sin riesgo.
  • Para cada propiedad se crea una Sociedad por Acciones (SpA), cuyos dueños son los inversionistas individuales (accionistas).
  • Cuando se vende la propiedad se liquida la SpA.
  • “Cualquier persona puede invertir desde 40 UF por departamento, con un análisis inmobiliario, legal y financiero claro y transparente. A los seguros de compra en verde le agregamos un fondo de reserva a cada departamento para cubrir, por ejemplo, eventuales periodos de vacancia y mal uso de la propiedad”, explican desde Propius.